El penúltimo raulista vivo

Mundial, Mundialito, Mundialón...

El Mundial de Clubes (la antigua Copa Intercontinental con más equipos para que así la FIFA pueda ganar más dinerito para el tito Blatter) ha adelgazado un montón desde la última vez que lo ganó el Barça de Guardiola. Cuando lo ganó el Barça de Guardiola era el Mundial a secas y, para algunos, incluso el Mundialón. Todo sumaba para el Barça de Guardiola, el Mundialón de Clubes, el Supercopón de España, la Supercopaza de Europa, la Copaza del Rey, todo... Pero hete aquí que, coincidiendo precisamente con el hecho de que el Real Madrid puede ganar por primera vez esta nueva competición, el Mundial ha pasado a ser denominado por las teles Mundialito y los rivales del equipo blanco son rivalitos tan pequeñitos como el modestito Cruz Azul de Mejiquito al que ayer ganó por 4-0. Una cosa: si el Mundial es Mundialito, ¿las teles son televisioncitas?...

Sinceramente no comprendo este engorde o adelgazamiento del torneo según quien compita en él. O siempre Mundial o siempre Mundialito, ¿no?... Ayer, por ejemplo, fue primero Mundialito y luego Mundial dependiendo del estado de ánimo del narrador. El Mundial es Mundial, ni Mundialito ahora que el Real puede conquistarlo ni Mundialón cuando lo ganó el Barça de Guardiola ni tampoco Copa Toyota o, ya despectivamente, "la Toyota", como si fuera una vecina japonesa que nos cae mal. Y los rivales son los que son. Siempre supuso un "engorro" para los clubes europeos disputar la Copa Intercontinental. Los más motivados fueron históricamente los equipos sudamericanos que se encontraban con una ocasión única de medir sus fuerzas con el campeón de Europa. El aliciente para el Madrid es conseguir llevar hasta sus vitrinas un título de nuevo cuño pero que, en el fondo, es la Intercontinental de toda la vida. Y de esas el Real tiene tres.

El 4-0 al Cruz Azul que supone la vigésimo primera victoria consecutiva del equipo de Ancelotti, que también ha superado el récord de goles del Barça en 2012 alcanzando la cifra de 176 en 2014, no habla mal del rival mejicano del Madrid sino extraordinariamente bien del Real de Cristiano, Bale, Benzema, Isco, Ramos y compañía. En la Liga española, una de las más potentes del mundo, este Real Madrid le ha marcado 8 al Deportivo, 5 al Elche, otros 5 al Athletic, 5 más al Levante, 3 al Barcelona, 4 al Granada, 5 de nuevo al Rayo, 4 al Eibar, 3 al Celta y otros 4 al Almería. Con estos datos en la mano, y puesto que el Cruz Azul está en la media de goles encajados, está claro que el equipo mejicano podría jugar perfectamente en España sin desmerecer en absoluto. Por mucho que se empeñen, que lo hacen, no menguan los rivales, no, crece un equipo histórico, "una máquina" según Capello. Por mucho que insistan, que mira que insisten, no es Mundialito ni Mundialón sino Mundial. El peso del torneo lo determina la importancia de sus participantes y en el de este año interviene, además del mejor Real Madrid en mucho tiempo, ni más ni menos que el equipo de Su Santidad El Papa Francisco, que si llega a la final y pierde ante el Real Madrid pasará a denominarse de inmediato San Lorencito de Almagrito pero que si gana quedará bautizado como San Lorenzón de Almagrón. Como el Mundialón que ganó Guardiola y el Mundialito que puede ganar Ancelotti.

A continuación