El penúltimo raulista vivo

Mourinho, un hombre serio en una Liga de chiste

Si yo fuera Mourinho saldría pitando de aquí mañana mismo. Cuando digo que nuestra Liga no está a la altura del técnico portugués lo hago absolutamente en serio. Mourinho, que vive por y para el fútbol, se ha dado cuenta de que no hay nada que hacer. Claro que sería una enorme paradoja que un país de broma como el nuestro tuviera una Liga de fútbol respetable, todo va en consonancia. Y no excuso por supuesto a la prensa deportiva que pone o quita nombres (literal) de las noticias dependiendo de si éstos son del Real Madrid o del Barcelona. Tenemos una federación poco seria, directivos poco serios, árbitros poco serios, entrenadores poco serios y jugadores poco serios, de forma que no entiendo qué hace aquí aún un entrenador tan serio como Mourinho, simplemente no encaja en una competición irrisoria como la nuestra. No me extraña que, salvo el estadio Bernabéu y alguno más, los campos de España se estén vaciando poco a poco de aficionados.

Tenemos a la Agencia Mundial Antidopaje tras la pista de la abreviatura Rsoc que ha aparecido en mitad del juicio por la Operación Puerto. Y a alguien le va a caer la del pulpo. Un ex presidente de la Real Sociedad, que quizás pudiera coincidir con Rsoc, denuncia que se pagó en B a los médicos del club para que adquirieran productos dopantes, implicando de lleno al actual presidente de la Liga de Fútbol Profesional. A tenor de la gravedad de esas declaraciones y a la espera de que se depuren las oportunas responsabilidades, José Luis Astiazarán no debería permanecer ni medio minuto más al frente de la patronal de los clubes españoles, pero ahí sigue. La táctica, ya lo verán, consistirá en desprestigiar a Badiola para que todo continúe como hasta ahora. Lo del Mundial de Qatar denunciado por France Football ha pasado sin pena ni gloria, como si no importase a nadie. Y estoy convencido de que si la Europol no nos tiene en su punto de mira es única y exclusivamente porque aquí se apuesta desde hace dos días.

El vicepresidente de la Liga dice que está convencido de que aquí se amañan partidos y Villar, que en público da la callada por respuesta, en privado les dice a sus amigos que eso le parece muy bien pero que luego nadie dice nada en las asambleas... ¿Y quieren que les diga una cosa?... Villar tiene razón en este caso. Lo del calendario es de chufla. Seguro que si Mourinho presidiera la RFEF haría bastante más que Villar por defender el interés de nuestros clubes en Europa. Otra: ¿Dónde se ha visto que unos jugadores profesionales se distancien de su entrenador porque éste les exija que lo den siempre todo?... Y otra más: el otro día salió Alves, que es el futbolista menos serio de la historia, denunciando vía twitter y cuando ya había acabado el partido cánticos racistas en el Bernabéu. Existieron, por supuesto, aunque estuvieran muy localizados y fueran rápidamente contestados por el resto de aficionados. Yo me quitaría el sombrero ante Alves si hubiera denunciado esos mismos cánticos cuando se han producido en el Nou Camp y contra jugadores del Real Madrid. Pero ese tipo de cosas únicamente ocurren en la Premier, una Liga seria de un país serio y con gente seria.

A continuación