El penúltimo raulista vivo

Mourinho molaría mazo

Que no os engañen: sólo hay una persona en todo el mundo que sabe si José Mourinho tiene posibilidades de volver a dirigir al Real Madrid. Sólo una. Y sólo dos tienen el poder de decidir realmente. Sólo dos. Los demás somos voyeurs, mirones. Y, como en el mus, somos de piedra. La única persona que puede llegar a saber, porque a lo mejor hoy ni siquiera se lo ha planteado, si Mourinho tiene posibilidades de dirigir al Real Madrid es su presidente, Florentino Pérez. Sólo una de entre los 7.350 millones de habitantes del planeta Tierra contabilizados en noviembre de 2017. Y sólo dos de entre esos 7.350 millones de seres humanos tienen el poder de decidir, Florentino y Mourinho. Porque también puede darse el caso de que a Florentino le parezca que Mou es una buena opción para el Real Madrid pero Mou no quiera volver a entrenar en España. Así que quien os diga "sí" u os diga "no" tajantemente, apelando a eso tan inconcreto de "fuentes cercanas al Real Madrid", una de dos: o está dando una opinión personal acerca de la idoneidad del fichaje de Mourinho, que es muy respetable, u os está mintiendo directamente. Porque, además, también es posible que Florentino piense hoy que no es una opción, pero el lunes cambie de opinión; o lo piense ya, pero diga que no tiene opciones.

Yo creo, y esto es por supuesto una opinión, que José Mourinho tiene opciones reales de volver al Real Madrid y que sus opciones pasan por lo buena, regular o mala que sea la temporada que firme Solari. Si Solari gana Champions y Liga, Mourinho lo tiene imposible; si Solari gana una de las dos, Mourinho lo tiene muy difícil; pero si Solari no gana ninguna de esas dos competiciones, Mourinho regresa al circuito. Porque, además, mientras que Pochettino o Klopp cuestan dinero, el que habría que pagar a sus respectivos clubes, el United acaba de darle a Mourinho la carta de libertad por 22 millones de euros netos... que debe pagar el club inglés. Si Casillas, que ha sido el mejor portero del Madrid que yo he visto en acción pero el peor capitán de largo, sugiere que Mourinho está acabado... hay que traer a Mourinho. Si el antimadridismo dice que estaría feliz de que volviera Mourinho, hay que traerlo ya. Porque el Madrid probablemente deba acometer una renovación de su plantilla, la que no quiso hacer Zidane, que salió pitando de aquí, y porque parece que, al fin, Florentino Pérez ha llegado al convencimiento de que sí, de que esta vez, como en 2009, habrá que realizar en un año la inversión que no se ha hecho en los tres últimos.

Así que, con tiempo para pensar qué quiere y qué no, un remake de José Mourinho no me parece una mala opción. Lo de la grada dividida y lo del periodismo de uñas se da por sabido. La grada siempre estará dividida, con o sin Mourinho; dividida un día por Benzema, otro por Bale y otro por Ramos. La unanimidad, y no sólo en el Real Madrid, es imposible. Y el periodismo deportivo español siempre estará de uñas con el Madrid. Hoy, sin ir más lejos, el canal público de televisión que costeamos entre todos, preguntaba en su perfil oficial de Twitter si sus telespectadores, entre los que definitivamente no me encuentro, preferían que a la final del Mundial accediera el Real Madrid, que al parecer sigue siendo un club español, o un equipo japonés; imagino que el sábado preguntará si los telespectadores españoles prefieren que el Mundial lo gane un equipo español o el Al Ain de Emiratos Árabes Unidos. Mourinho será o no será pero la mera opción de que sea, la posibilidad de que vuelva... en fin, como diría Camilo Sesto, mola mazo poner nervioso al antimadridismo militante.

A continuación