El penúltimo raulista vivo

Mi homenaje a Xavi

Nadie tiene que convencerme de la tremenda calidad futbolística que atesora Xavi, nadie. A mí me gustaba Xavi antes incluso de que gustara a muchos culés, cuando el jugador estaba en un tris de convertirse en otro Iván de la Peña porque en el club no contaban con él. Desde aquí, desde este blog, quien suscribe llegó a pedir para el futbolista del Barça el Balón de Oro posterior al Mundial de Sudáfrica, aquel que le cayó de rebote a Messi porque el argentino "ha sido, es y será el mejor futbolista" de todos los tiempos; ningún culé discutió aquel premio para Leo, yo sí, y lo discutí por Xavi. Por cierto que en aquella terna de posibles candidatos estaba también Iker Casillas y, aún así, yo pedí que se lo dieran a un jugador del máximo rival del Real Madrid. Claro que por aquellos días Xavi Hernández aún no se había exhibido como el profundo sectario que luego demostró ser.

Sólo un idiota le daría la espalda a la calidad futbolística de Xavi pero únicamente un pelota bienqueda obviaría las innumerables ocasiones en las que este chico habló con lengua de serpiente cuando se refirió al Madrid. Como en el periodismo deportivo español no hay demasiados idiotas pero sí muchos pelotas será difícil encontrar un artículo como éste, uno en el que se recuerde, por ejemplo, que Xavi sugirió al segundo entrenador de Vicente del Bosque que él jugaría más cómodo con un sistema que con otro y que el sistema preferido por el capitán azulgrana cuestionaba casualmente la presencia en el equipo titular de Xabi Alonso, reconocido defensor de José Mourinho mientras el portugués estuvo en el banquillo del Real Madrid. El periodismo deportivo, tan dispuesto a la hora de analizar todos y cada uno de los gestos de Cristiano, se puso en bloque de perfil ante la información que recogió sin malicia pero con la pulcritud de un notario mi compañero Vicente García... ¿Por qué?...

No voy a repetir otra vez aquí la cantidad de veces que Xavi criticó con absoluta impunidad al Real Madrid, acudan ustedes a Google. Que Xavi haya hablado a lo largo de todos estos años tan mal del Real Madrid y tan bien de Casillas, que es el capitán del equipo blanco, es demostrativo de que el jugador catalán utilizó a Iker en su operación de acoso y derribo al equipo blanco, que incluso continuaría después de la marcha de Mourinho. Al confirmarse el adiós en diferido (porque lleva yéndose más de un año) de Xavi sólo puedo decir que se marcha un gran jugador, sí, y que nos deja un profundo sectario. Mi homenaje a Xavi consiste en decirle mi verdad, que es la siguiente: el día que se fue Puyol sí se marchó un caballero, un señor con mayúsculas, un tipo al que me gustaría poder estrechar algún día la mano; este jueves, sin embargo, sólo te fuiste tú.

A continuación