El penúltimo raulista vivo

Messi, sin máscara

Lo peor no es que Valdés denuncie la existencia de una maquinaria "para anular al Barça", lo peor es que Sport o Mundo Deportivo coincidan con el análisis del jugador. Supongo que Víctor tiene que mentir al objeto de garantizarse cinco meses de tranquilidad y para no incomodar demasiado al establishment culé, pero... ¿qué pretende exactamente el periobarcelonismo alinéandose del lado de la conspiranoia? ¿Que no se hable de la denuncia de la Fiscalía Anticorrupción? ¿Que se tape la imputación del jugador por fraude fiscal? ¿Que se eche tierra sobre la denuncia de un socio del Fútbol Club Barcelona que quiere saber cuánto costó el fichaje de Neymar?... Por otro lado, que Sport o Mundo Deportivo hablen de campañas es como si desde Pravda se hubiera defendido editorialmente la libertad de prensa, una gran paradoja.

La prensa deportiva culé es de un equipo (daré sólo una pista: ese equipo no es el Español) del mismo modo que Pravda era de un Partido. Para Sport o Mundo Deportivo era denunciable que Cristiano coincidiera una noche con Paris Hilton pero no es reseñable que Leo Messi, que al fin se ha quitado la careta, zarandee en público a un directivo del club catalán. Desconozco si Javier Faus tiene o no idea de fútbol pero, que yo sepa, el vicepresidente económico del club no habló en ningún momento de tácticas o de métodos de entrenamiento sino de la idoneidad de ampliar y mejorar el contrato de un futbolista cada seis meses. Faus no sabrá nada de fútbol, de acuerdo, pero, de haber sido él su asesor, probablemente Leo no se vería ahora como se ve y no tendría que haber pagado diez millones de euros en una declaración complementaria de Hacienda.

Faus fue políticamente incorrecto y cometió un error al referirse así a quien verdaderamente manda en el Barça pero... ¿en realidad dijo algo que no sea cierto, algo que no hayamos pensado los demás? ¿O es que alguien puede argumentarme con seriedad que resulta normal mejorarle seis veces su contrato a un jugador de fútbol en tan breve espacio de tiempo? En algo sí tiene razón Messi y es en que ni él ni nadie de su entorno pidió probablemente todas esas mejoras... porque no hacía falta. Me recuerda mucho esa circunstancia a la del ricachón que saca el puro y, sin él pedirlo, tiene al instante a tres pelotas que encienden sus mecheros ofreciéndole fuego. Pues bien, a Leo Messi ni siquiera le hizo falta sacar el puro.

La otra vertiente del asunto, y probablemente la más interesante, es la reacción que Sandro Rosell adopte acerca del chantaje, porque no cabe aplicarle otro calificativo, que Messi acaba de protagonizar. En mi opinión, Javier Faus es un cadáver deportivo, un muerto futbolístico viviente, un ex directivo, un cero a la izquierda al que sus compañeros de junta empezarán a mirar como a un apestado. Faus osó ofender al niño y el niño ha sacado sus garras a pasear. Y, a riesgo de parecerle un cavernícola a Carme Barceló, yo tengo que decir que a mí que Messi vapulee de esa forma al vicepresidente económico del club que le paga sí me parece noticiable. Y más noticiable aún me parece el silencio de Rosell. Y más noticiable aún me parecerá que, después de todo lo expuesto por Faus, el presidente del Barcelona le encienda el puro a Leo Messi por séptima vez, que se dice pronto, dejando en evidencia a su vicepresidente económico y, aunque él no lo crea o ahora no lo vea, dejándose en evidencia a sí mismo.

A continuación