El penúltimo raulista vivo

Menos sardana e mais trabalhar

Ayer se convirtió en tendencia tuitera una desafortunadísima palabra, Fachadolid, en clara alusión a la decisión del equipo que preside Ronaldo de no ceder a sus futbolistas Masip y Alcaraz ni a su entrenador Sergio González, que es ayudante de Gerard López, a la selección catalana, que el lunes que viene disputa un apasionante partido de chichinabo contra Venezuela. El impulso de esta decisión es, por supuesto, deportivo, y es que el Valladolid, con uve y no con f, está decimosexto en la clasificación general, 4 puntos por encima del descenso a Segunda División, y el hombre que se ha jugado sus cuartos en el equipo pucelano sí sabe la diferencia económica que hay entre estar en Primera o bajar de categoría; no es un asunto baladí salvo, naturalmente, para la selva de indigentes mentales que pueblan las redes sociales puesto que de todo el mundo es conocido que en España hay más tontos que botellines. Ronaldo no sabrá probablemente por qué le llaman facha, a lo mejor ni siquiera es consciente de qué significa dicho término que se emplea con el único ánimo de ofender, pero O Fenómeno debería estar tranquilo porque aquí uno no es nadie si al menos no le han llamado facha tres o cuatro veces al día y, dependiendo de quien lo haga, puede resultar incluso elogioso.

Parece mentira que haya tenido que ser un tipo de Río de Janeiro el que haya venido a poner un poco de cordura en una situación estrafalaria y sin sentido alguno, y digo esto porque, tras la negativa del Valladolid a ceder a sus jugadores y entrenador, llegó ayer por la noche la del Rayo Vallecano, otro equipo facha perteneciente a una barriada conocida por todos por su indudable facherío, a prestarle a Cataluña a Álex Moreno y a Alberto García, convocados también por Mister López. ¿De no haber abierto la veda Ronaldo se habría atrevido el Rayo a dar el primer paso? Pues probablemente no. ¿Y es que acaso goza el equipo vallecano de una situación deportiva más privilegiada que la del Valladolid? Todo lo contrario puesto que el Rayo, que acaba de cesar a Míchel y que mañana presenta a Paco Jémez, es penúltimo en la clasificación y está a 6 puntos de la permanencia. ¿Y por qué, de no haber dado primero el paso el Valladolid, el Rayo se la habría comido probablemente con patatas? Pues por el "qué dirán", que a Ronaldo se la trae al pairo puesto que, como digo, ha nacido en Río y es posible que no sepa ni quién es Puigdemont.

A la negativa inicial del Valladolid secundada posteriormente por el Rayo se ha añadido hoy la del Huesca, que ha declinado ceder a Gallar y a Gallego. El seleccionador catalán se quejaba hoy de que la decisión se hubiera producido tan tarde pero es que el banderazo de salida lo dio ayer un equipo español que es propiedad de un brasileño y, de no haber sido Ronaldo el primer valiente, Rayo y Huesca habrían soportado probablemente el dolor en silencio, como dice el anuncio que hay que aguantar las almorranas. El Huesca está incluso peor que el Rayo puesto que es el farolillo rojo pero, aún así, me juego pajaritos contra cordedos a que Gallar y Gallego habrían viajado para disputar el partido entre casados y solteros con tal de no tener que aguantar el chaparrón. ¿Que a qué chaparrón me refiero? Por ejemplo, titular de La Vanguardia: "El Huesca no cede a sus jugadores a Cataluña pero sí a Venezuela"; pero ese titular, así como la referencia a la decisión del Huesca en términos de "veto", son tramposos puesto que, tal y como ha explicado el equipo oscense, a Yangel Herrera y a Juanpi Añor sí tiene que cederlos a la fuerza al ser Venezuela una selección nacional reconocida por la FIFA.

Porque, y aquí alcanzamos al fin el meollo de la cuestión, Cataluña no lo es, Cataluña no es una nación y, puesto que no es una nación, carece de una selección nacional y, al carecer de una selección nacional, no es reconocida por la FIFA y, por lo tanto, los clubes no tienen la obligación de ceder a sus jugadores. Eso y no otra cosa, a lo de buscar el reconocimiento internacional me refiero, es lo que llevan buscando años y años los independentistas, y de hecho hoy mismo Mister López se ha congratulado de que el partido de Cataluña se juegue en fechas FIFA. Pese a eso, a pesar de que no tienen obligación de ceder a sus futbolistas a estos partidos de mentira, los clubes lo hacen, los ceden, y todo con tal de que no les llamen fachas; es decir, los clubes tienen miedo. Pero Ronaldo no tiene miedo, Ronaldo es un tipo valiente, un hombre sin prejuicios y con las espaldas lo suficientemente anchas como para que le hagan un escrache tuitero. Rayo y Huesca han seguido la estela del Valladolid, un club con arrojo presidido por un hombre que ha primado su interés deportivo por encima del interés evidentemente político de un partido al que, por cierto, acudirán Piqué, que renunció a la selección nacional, Xavi y cuatro gatos más. Ricardo Rocha decía aquello de "menos samba e mais trabalhar", su compatriota Ronaldo lo ha readaptado hasta el "menos sardana e mais trabalhar".

A continuación