El penúltimo raulista vivo

Menos millones y más...

Otra de las cosas por las que el Real Madrid debe estar pidiendo permanentemente perdón a todo el mundo es por ser el equipo deportivo más valioso según la revista Forbes. Claro que, en un país esencialmente cainita como el nuestro y en el que desafortunadamente todos los días cierra alguna empresa dejando en la calle a sus trabajadores, es normal que al Madrid se le afee su bonanza incluso desde los medios de comunicación. Fiel a la absurda doctrina valdaniana de que la afición no irá jamás a La Cibeles a celebrar un balance (a saber cómo podría haberle pagado el Madrid a Valdano tan suculento sueldo por hacer no se sabe bien qué de no haber sido gracias a unas cuentas saneadas) el otro día me crucé con un articulo del director del diario As, a quien tanto estimo, titulado "Ganó el Atleti, ganó el fútbol a los millones", que me dejó pensativo y algo inquieto.

¿El sábado ganó el fútbol a los millones?... Conviene recordar que el Atleti llevaba casi tres lustros sin ganar al Madrid en Liga luego, ¿hasta ahora se habían impuesto los millones al fútbol? Y aún más, ¿el Real Madrid que ganó la Liga sumando 100 puntos y marcando 121 goles lo hizo sin jugar al fútbol? ¿A qué jugaba aquel equipo entonces? ¿A las tabas? Pongamos por caso la Bundesliga, competición en la que el Bayern ficha y ficha y ficha a golpe de talonario y gracias, supongo, a que tiene una economía boyante que se lo permite: ¿Cuando el Bayern ganó su Liga lo hizo gracias a los millones o gracias al fútbol? Y cuando ganó la última Copa de Europa derrotando a un equipo con un presupuesto mucho menor, ¿ganaron los millones al fútbol como el pasado sábado por la noche sucedió en el estadio Santiago Bernabéu?

A estas alturas de la película absolutamente todo el mundo sabe que las críticas de Relaño tienen poco que ver con lo futbolístico y mucho menos con lo periodístico. Pero son opiniones que calan. Supongo que estaremos a un cuarto de hora de que un grupo de aficionados se vaya a Valdebebas a gritar eso de "¡Menos millones y más cojones!" o "¡Más cantera y menos cartera!". Y es que la afición madridista es fácilmente manipulable y predispuesta a cumplir los deseos del señor director del diario As. El otro día el fútbol del Atleti pasó por encima al fútbol del Madrid, que no jugó acumulando sacas de billetes de 500 euros alrededor de Diego López sino con Coentrao, Pepe, Ramos y Arbeloa en defensa. El Atleti no fue superior al Madrid en la última final de la Copa del Rey pero en los últimos cuatro meses el equipo rojiblanco ha crecido tanto como equipo como ha decrecido proporcionalmente el Real, y es un problema que deberá solucionar Ancelotti.

Esta es buena: me cuentan que el sábado había gente en los aledaños del estadio Santiago Bernabéu pidiendo el regreso de Mourinho. Vano intento, porque sinceramente no creo que Mou vuelva jamás a España salvo de vacaciones, y también un craso error puesto que el portugués es el entrenador del Chelsea, que es un equipo de fútbol rival del Real Madrid. Dejar que Mourinho se marchara fue un error considerable pero él probablemente tuviera tomada la decisión desde enero debido a cuestiones que tenían más que ver con el acoso sufrido por su familia que con el asunto meramente futbolístico. En aquella ocasión, como en tantas otras en la vida, si ganaron los malos fue simple y llanamente porque los buenos decidieron mirar hacia otro lado. Hoy es Ancelotti el que debe solucionar esto y no Mou, que ya no está y que no volverá. Aunque viendo algunas teles, leyendo algunos periódicos y escuchando algunas radios dé la impresión de que siga aquí, entre nosotros: ¿Por qué?

A continuación