El penúltimo raulista vivo

Menos bandoneón, Menotti, y más acción

A mí no me parece que Di María sea sinceramente el mejor jugador atacante que tiene el Real Madrid. Me parecen mejores Cristiano, Benzema, Bale, James o Isco. Y me parecía mejor Özil, por quien se montó una trifulca similar (y por un motivo parecido) y sin el cual el club ha podido extrañamente sobrevivir y seguir hacia adelante. Sí creo, sin embargo, que Di María acabó la temporada como un cañón de artillería y que fue uno de los futbolistas que más activamente colaboró en la obtención tanto de la Copa del Rey como de La Décima. A Di María ya tuvo que recordarle Mourinho en su día que su rendimiento había bajado muchos enteros nada más rubricar su ampliación de contrato. El jugador empezó regular, luego fue a mejor coincidiendo con sus aspiraciones de mejora, después entró en un profundo bache y ahora vuelve a andar como un tiro. Desequilibrante sí, el mejor no.

Si, como dijo el otro día Simeone, Di María fuera el mejor jugador que tiene el actual campeón de Europa ya se habría recibido en el club blanco una oferta en consonancia por él. Pero lo cierto es que, como en tantos y tantos casos, United o PSG, que parecían los más interesados, amagaron... y se fueron sin dar. El asunto resulta tan sencillo como, por poner un ejemplo, que a un entrenador le guste más un portero que otro, lo que ocurre es que mientras el periodismo deportivo mira hacia otro lado con los casos de Neymar, Messi, Suárez o la sanción de FIFA que impide al Barça fichar hasta enero de 2016, conviene enredar un poco la madeja del Madrid, que está feliz. Hoy con Di María, ayer con Bale, la semana pasada con Özil, mañana quién sabe si con James... Al argentino, tal y como dijo Ancelotti, se le pasó una oferta... que rechazó porque se quería ir. Como se quería ir él, el Real Madrid fichó a un futbolista (James) más joven y, en mi opinión, mejor. No hay discrepancias entre Florentino y Ancelotti en dicha cuestión: si el jugador resuelve su cacao mental y se va, que le vaya bien; si el jugador resuelve su cacao mental y se queda, bienvenido. Simple, ¿no?...

La pregunta es: ¿Acabará interviniendo la AFA en el inexistente "caso Di María"?... Lo de Simeone puedo entenderlo porque está jugando sus bazas psicológicas pensando en el partido de esta noche pero, ¿y lo del ínclito César Luis Menotti?... El Flaco, que lleva viviendo 35 años de las rentas de un Mundial que le embocaron desde las altas instancias, acaba de decir que lo de Di María es "maltrato" y que a James se le ha fichado para "vender camisetas". Maltrato fue el que él empleó con Tomás Felipe Carlovich, que según cuentan quienes le vieron en acción ha sido el mejor futbolista argentino de todos los tiempos. Menotti se declara admirador de El Trinche allá por donde va y sin embargo fue incapaz de convocarle para el Mundial del 78. De Carlovich dice Menotti que "era impresionante verlo acariciar la pelota, tocar gambetear..." Era impresionante verlo acariciar la pelota... pero se quedó sin Mundial. Encontró hueco para Villa o para Galván pero no lo encontró para Carlovich. Tampoco conviene olvidar que dejó fuera de aquel Mundial a Maradona porque ya se había comprometido con cuatro jugadores.

La situación de Di María, que ojalá que se acabe quedando si al final no llega por él una oferta en consonancia con su calidad, debe resolverla el propio jugador, que es buenísimo pero al parecer poco estable fuera del terreno de juego y hoy decide que se va, mañana que se queda y pasado que se vuelve a ir. Lo que debe hacer Menotti es continuar sacándole brillo a su Mundial y no ocuparse de lo que desconoce sino de lo que le pasó a él en el Atlético de Madrid en 1987, en River Plate en 1989, en Peñarol en 1990, en la Sampdoria en 1997, en Rosario Central en 2002, en Independiente en 2005, en Puebla en 2006 o en los Tecos en 2007. Menos bandoneón y más acción, César Luis, que has ganado cuatro títulos en toda tu vida como entrenador y tres de ellos en el Barcelona, el último en 1983. No maltrates tú nuestra inteligencia y deja en paz al vigente campeón de Europa.

A continuación