El penúltimo raulista vivo

Meléndez es un crack

A Ginés Meléndez hay que felicitarle por el título obtenido y a la federación española de fútbol darle la enhorabuena por no permitir más banderas que la de España, que es el país al que los sub 19 representaban ayer en la final ante la República Checa. Como este país ha sido, es y será siempre diferente al resto, ayer había quien exigía al dimisión del seleccionador ganador por haberse limitado a poner en práctica una normativa de sus jefes y que, además, tiene toda la lógica del mundo. Otra cosa bien distinta, y no por la actitud de Meléndez que habría exactamente igual, es qué habría pasado si en lugar de Muñiz hubiera sido, por ejemplo, Deulofeu, un grandísimo jugador por otro lado, y en vez de la bandera de Asturias la de Cataluña: yo creo que CiU habría forzado la dimisión de Zapatero y el Rey habría abdicado en su hijo Felipe.

Me gusta Futboleros porque una cosa lleva a otra y luego a otra, y al final casi siempre aparece alguien que le atiza un palo a Mourinho, que es algo muy recurrente y que luce. Hablando ayer sobre el éxito de los sub-19, coincidente casi en el tiempo con el de los sub-21, Eduardo Inda y Jesús Alcaide acabaron alabando la figura de Luis Aragonés como padre y patrón no sólo de la victoria en la Eurocopa de 2008 sino en las posteriores, incluídas la del Mundial de 2010 y las del resto de categorías inferiores. Cómo haya pasado Aragonés de estrellarse en el Mundial de 2006, anunciar que se iría si España no quedaba entre las cuatro primeras, faltar a su palabra, ganar aquella Eurocopa rectificando sus propios principios futbolísticos y, aún así, marcharse dando un portazo y dejándole un gran marrón a Del Bosque, a quien los satélites del ex seleccionador tuvieron que comerse con patatas tras Sudáfrica, es algo que me sigue costando entender. Pero yo estatuas pocas, las justas, si acaso la de Cascorro y poco más.

Aunque lo relevante no es el gesto de Meléndez, que como él mismo dijo no había asesinado a nadie, sino el éxito del deporte español al que también se incorporó la selección de fútbol. Porque lo de las selecciones inferiores, como todo el mundo sabe, no es nuevo ni viene de ahora sino que venimos disfrutándolo desde hace mucho tiempo. De hecho, la pregunta que todos nos hacíamos hasta hace bien poco era como podía ser posible que funcionaran tan bien las sub 19, 20 ó 21 y tan mal la absoluta. Reitero mis felicitaciones a Meléndez, que me parece un crack, y por supuesto a los chicos, que también lo son; naturalmente que el seleccionador no habría recibido tantos palos si hubiera cometido un crimen, pero España es así.  Y disfrutemos de los triunfos, que para eso están.

A continuación