El penúltimo raulista vivo

Mateu Lahoz le da la bienvenida a casa a Toni Freixa

No habrá, supongo, motivo de queja por parte del nuevo vocal federativo Toni Freixa sobre la actuación de Mateu Lahoz en el Sánchez Pizjuán de Sevilla. A eso le llamo yo llegar y besar el santo. Porque tan desconcertado como dejó el árbitro valenciano a Tito Vilanova nos dejó también a los demás, aunque intuyo que por motivos distintos. Terminaría antes si dijera que Mateu acogotó al equipo de Míchel, que con once sobre el campo fue mejor, y acabó ajusticiándole por una injusta expulsión provocada, una vez más, por el desvanecimiento fingido de un futbolista culé. Debe ser que Cesc entró en la Premier pero la Premier no entró en él porque eso que hizo con Medel está muy mal visto en el fútbol inglés mientras que aquí es alabado como otra triquiñuela más para listos obteniendo al fin y a la postre el objetivo perseguido por el improvisado actor, que no es otro que el de dejar con diez al equipo rival.

Fue once contra diez cuando empezó a remontar el Barcelona. Y el empate, logrado precisamente por Fábregas, llegó precedido de una clarísima mano de Thiago. Lo que más llama la atención es que Mateu estaba literalmente encima de la jugada y sorprendentemente dejó continuar una acción que debió acabar con tarjeta amarilla para el futbolista azulgrana y que sin embargo lo hizo con el gol que ponía las tablas en el marcador. Faltaba que Mateu alargara otros cinco minutos el partido para que Villa pudiera hacer el tercero de la noche ante un equipo, el Sevilla, que a esas alturas andaba tan desconcertado como Vilanova aunque interpreto que por motivos bien distintos. Es muy guardiolista eso de que el árbitro decante clarísimamente el partido a tu favor y salgas diciendo que el rival no ha merecido siquiera el empate.

Por cierto que la celebración del gol por parte de Villa fue tan inexistente como las de Cristiano o Casillas que casi paralizan España, y el festejo del tanto en el banquillo culé tan airado como el de Mourinho ante el City que dio varias veces la vuelta al mundo pero no sé yo por qué me da en la nariz que ni el rostro serio y desencajado de uno ni el chapoteo de los otros dará para rellenar ni media horita de tertulia. "Decíamos ayer"... que tras el alocado nombramiento de Toni Freixa para el puesto de vocal federativo el resto de clubes de Primera División podía pensar que las cosas iban a pintar mejor... para el Fútbol Club Barcelona. Quien esto suscribe le preguntó hace 72 horas a Andrés Palop en Futboleros si tenía recelo hacia una actuación arbitral que pretendiera darle la bienvenida como es debido a la federación al portavoz del Barcelona. Toni, ya puedes poner los pies en la mesa del despacho de Villar.

A continuación