El penúltimo raulista vivo

Más preguntas sin respuesta

Estoy esperando que, de un momento a otro, Ramón Calderón y Juan Palacios, Palacios y Calderón, empiecen a esparcir el gas mostaza. Tal y como adelantó ayer la Cadena COPE, Palacios, que había renunciado de boquilla a tirar del voto por correo, fue inmediatamente llamado a capítulo por su "entorno" tras haber recibido la filtración de que en la saca tenía cerca de cuatro mil papeletas. En ese sentido, no fueron casuales las declaraciones de José Antonio Camacho diciendo que él lo único que quería saber era quién había ganado realmente las elecciones. Palacios interrumpió sus vacaciones y, tras el desgaste de Villar Mir, esperará pacientemente hasta que decida el juez. Y si, llegado el caso, el juez ordena que se cuente el voto por correo, pues hala... ¡a contar! Oigo historias que me dejan de piedra. Me cuentan películas para no dormir. Y, cuando por fin llega la noche, no consigo pegar ojo dándole mil vueltas tanto a lo que oí como a lo que me contaron. Créanme cuando les digo que sólo falta que aparezca el gas mostaza. ¿Es tan importante mandar en el Real Madrid?

Ya dije que la presidencia de Calderón nacía tocada de un ala, pero que, mal que bien, podría utilizar la otra para tratar de remontar el vuelo. Ante mi pregunta de "¿y Kaká qué?", sólo encuentro el silencio más absoluto. Ante la pregunta que algunos lectores de este blog me trasladan a mí, penúltimo Raulista vivo, de "¿y Raúl qué?", sólo tengo que remitirles a lo expresado por Fabio Capello. El tono empleado por el italiano a la hora de referirse al gran capitán madridista no pudo ser más elogioso. Parece que, al final, Capello sí que va a entender algo de esto. Pero, de repente, tras las preguntas de "¿y Kaká qué?" y "¿Raúl qué?", surge, como de la nada, una tercera: "¿Y Robben qué? ¿Eh? ¿Y Robben qué?"

Vaya por delante que no tengo la más mínima duda sobre la gestión de Pedja Mijatovic. Imagino que lo tendrá todo atado y bien atado. Vamos, imagino no, sé que lo tiene todo atado y bien atado. Mi fe en Pedja –o, como le llamaba mi amigo Parrado, "Midja"– es infinita. Pero me llama la atención que Peter Kenyon, director ejecutivo del Chelsea, siga diciendo que si se enteran de que Calderón habló con el jugador le denunciarán ante la FIFA. Y ahora Calderón dice lo siguiente: "nunca hablaremos con el jugador antes que con el club". Bien. Perfecto. Si, según Kenyon, el Chelsea no ha cerrado nada y, según Calderón, nunca hablarán antes con un jugador que con su club, ¿qué gestiones hicieron en el caso de Arjen Robben? ¿Y cómo pudieron decir que estaba hecho? Zambrotta es un fenomenal futbolista y creo que le vendría muy bien al Real, pero, que yo sepa, Calderón nunca habló en la campaña electoral de Gianluca Zambrotta. Lorenzo Sanz sí, pero Sanz, desgraciadamente para él, quedó el penúltimo por la cola. Y yo me pregunto lo siguiente: ¿fichará al final Calderón a todos los que prometió Sanz? ¿Y no habría sido más lógico entonces que los socios votaran directamente a Lorenzo? Más preguntas sin respuesta.
A continuación