El penúltimo raulista vivo

Marrones

De las declaraciones de Sergio Ramos se ha criticado su oportunidad y también se ha dicho que pueden suponerle consecuencias negativas al propio jugador, pero todavía no he oído a nadie decir que el sevillano no tenga razón. Es verdad que Ramos está más sólo que la una en la banda derecha y es cierto que la sensación que uno tiene viendo jugar al equipo es que, parafraseándole, se come todos los marrones. Es verdad que, debido en gran parte a sus portentosas cualidades físicas, lo que se espera de Sergio es que defienda y ataque, suba y baje, vuelva a subir y vuelva a bajar, ataque, defienda, la ponga arriba y la robe abajo, y la vuelva a poner arriba. Y también es verdad que cuando Sergio defiende bien pero no colabora con sus compañeros a la hora de atacar, Ramos es un paquete, Ramos no está centrado, Ramos se ha estancado o Ramos se cree que es Manfred Kaltz.

Constituye una evidencia que a Ramos le han perjudicado sus críticas al sistema táctico de Schuster porque el domingo no jugó ni un minuto contra el Athletic Club de Bilbao, pero eso no quiere decir que el defensa no tenga más razón que un santo al realizarlas. Entiendo además que, observando el comportamiento que se gasta un sector del madridismo con Raúl, otro experto histórico en comerse los marrones del equipo, a Sergio, que tiene 22 años, no le apetezca ni un pelo estar a los 31 tan castigado físicamente y tan despreciado verbalmente como está en estos momentos el capitán del Real. Si a Raúl, emblema del madridismo que lo ha ganado casi todo varias veces y que jamás a lo largo de su carrera deportiva ha ahorrado ni una gota de sudor, no le está yendo bien y hasta resulta impopular y políticamente incorrecto defenderle, es lógico que Ramos se replantee su situación y diga que así se puede estar un par de años y no más.

¿Alguien se puede creer que un jugador como Pavel Nedved, que lo ha sido todo en el fútbol pero que está ya para muchas sopitas de ajo, le habría robado tantas veces la cartera a Sergio si éste no estuviera agotado física y psicológicamente?... Yo creo que Ramos es uno de los dos o tres mejores defensas del mundo y que, petición de subida de sueldo al margen, está cumpliendo con creces. Sergio se queja de que hay muchas ocasiones que no es capaz de llegar a todos sitios y, visto todo desde la grada, esa es efectivamente la sensación que a veces transmite, la de desbordamiento total. Habla de un "sistema más cordial" y pide un poco más de colaboración, puede precisamente que para no quedar en evidencia ante los aficionados que ya empiezan a señalarle con el dedo, pero esa va a ser otra batalla que deberá protagonizar él solito. Nadie criticará al entrenador, aunque a lo mejor haya muchos que compartan lo expresado por Sergio Ramos. Otro marrón que habrá de comerse sin ayuda. 
A continuación