El penúltimo raulista vivo

Mal el Schalke por perder, peor el Madrid por ganar

No hay nada que desacredite más en España a cualquier equipo que una derrota ante el Real Madrid, ya sea en casa o fuera de ella. El Schalke 04, por ejemplo, era hasta la visita del equipo blanco al Veltins Arena un equipo más hecho con Di Matteo, mas sólido atrás, un equipo menos accesible que el de la temporada pasada, el que salió goleado. El Schalke 04 era, hasta que anoche le venció el Madrid, ni más ni menos que el cuarto clasificado de la Bundesliga y se hablaba de él en tono ciertamente elogioso. Hoy, después del 0-2 ante el Madrid, la UEFA debería replantearse seriamente si equipos como el Schalke 04 tienen o no cabida en una competición tan seria como la Copa de Europa, el Real cumplió con "el trámite" y, para salir con solvencia de su actual crisis, debería haber marcado al menos tres goles.

Uno no termina nunca de aprender viendo la tele. "¡Qué mal andará el Borussia de Dortmund, que está de los últimos en la clasificación, para que el Schalke ocupe la cuarta plaza!", decía Michael Robinson en Canal Plus. Antes, o puede que después, ya no me acuerdo, el ex futbolista dijo que una entrada de Kroos había sido "muy cínica", y que debido a ello le había costado una cartulina amarilla. Así que del 0-2 salió ayer el Real Madrid más tocado que, por ejemplo, el Bayern de su 0-0 ante el Shakthar, del mismo modo que también fueron más criticados los blancos después de su victoria por 2-0 ante el Deportivo de La Coruña que, por poner otro caso, el Atlético de Madrid por su derrota en Vigo ante el Celta por idéntico resultado.

Conclusión: mal el Schalke 04 por perder y peor aún el Real Madrid por ganar por una diferencia de goles tan exigua... Al fin y al cabo; ¿qué podemos esperar de un equipo que ganó una Copa de Europa, en concreto La Novena, de forma indigna?... Por cierto que se ha tratado de enterrar en vano otro dato estadístico ciertamente significativo: la victoria conseguida anoche por los blancos igualó un récord en la Liga de Campeones que obraba en poder del Bayern de Múnich; ese insuficiente 0-2 ha sido la décima victoria consecutiva del Real Madrid en Champions League y, teniendo en cuenta que el Madrid recibe dentro de dos semanas en el estadio Santiago Bernabéu a un equipo tan desmadejado y poco serio como el alemán, todo hace presagiar que superará ese registro, que sí era valioso cuando lo lograron los alemanes pero que ahora que lo ha igualado el Madrid carecerá de repente de prestigio.

A continuación