El penúltimo raulista vivo

Luis Enrique y el circo de La Mano Negra

Preguntado ayer por la teoría de la conspiración, la chica de la curva y otros cuentos de terror urbano, Luis Enrique, como siempre altivo, como siempre prepotente, como siempre chulesco, dijo que él "no contribuía al circo" y después, y sin mirar a los ojos del periodista, se quitó displicente las motitas de polvo de la chaqueta. Pero Luis Enrique mentía, por supuesto. Anoche, en El Primer Palo, demostramos que el entrenador del Fútbol Club Barcelona ha contribuido con sus declaraciones, y recientemente además, a levantar la carpa de ese circo que en apariencia repudia. No vamos a ponernos medallas, tampoco hubo que buscar demasiado y la labor de investigación duró poco más de tres minutos de reloj puesto que las declaraciones de Luis Enrique eran muy recientes y estaban ahí, al alcance de cualquiera que decidiera tomarse el tiempo necesario para escucharlas: ¿Doble personalidad o cara dura?

A esa ceremonia prefabricada de la confusión no sólo ha contribuido el entrenador del Barça sino el club en bloque: jugadores y directivos culés, todos a una como en Fuenteovejuna, se han sumado con alborozo de adolescente a la ingente tarea de levantar todos los días el gran circo de La Mano Negra, con la mujer barbuda acosada por Madrit, el hombre bala perseguido por los poderes del Estado y el forzudo al que desde la opresora España roban una y otra vez la cartera sin que se dé cuenta. Luis Enrique tiene pose de verso libre, va por la vida de independiente, pero en algún momento determinado a lo largo del último mes alguien ha debido recordarle que, como sucede con el resto de empleados, él también está obligado a colaborar en la política de información de club, que de repente vuelve a ir en la dirección de un acoso mundial y transversal, una persecución de FIFA, UEFA, Hacienda, fiscalía y españoles en general encaminada única y exclusivamente a hacerle la vida imposible al pobre Barcelona, que lo hace todo la mar de bien. Porque Neymar, como todo el mundo sabe, costó 57,1 millones de euros "y punto".

El caso es que al Barça le va razonablemente bien, es colíder de la Liga junto al Real Madrid y tiene encarrilado su Grupo de clasificación de la Champions. Es más, y como nos decía hace diez días Rafa Benítez, no hay más que echarle un rápido vistazo a los penaltis pitados a favor de un equipo y otro para darse cuenta rápidamente del tremendo desequilibrio existente entre ambos. Esta directiva del Fútbol Club Barcelona ha hecho las cosas rematadamente mal y algunos futbolistas de su primera plantilla han debido pensar que esa vieja exclamación española de "¡Ancha es Castilla!" afectaba también a sus obligaciones con el erario. Ayer mismo la UDEF registró los domicilios de Carles Vilarrubí y Jaume Ferrer y por otro lado se supo que Nadine Gonçalves da Silva, la madre del futbolista Neymar, había sido imputada en el procedimiento abierto por el fondo brasileño DIS contra el Santos, el Barcelona y la familia del jugador. De existir, querido Lucho, el circo lo tienes tú debajo del tafanario; sólo tienes que levantarte, inclinar la cabeza y ver cómo, allí abajo, grita, pidiendo auxilio, el enano gruñón.

A continuación