El penúltimo raulista vivo

Lo que la oruga le dijo a Alicia

A Ramón Calderón también deberíamos integrarle en eso que el profesor Gustavo Bueno ha dado en llamar, con notable acierto, "el pensamiento Alicia", la concepción de un mundo más propio de la ensoñación infantil que de otra cosa. Este pensamiento es el que llevaría al presidente del Real Madrid a prometer los fichajes de Kaká, Cesc y Robben, anunciar que el equipo de baloncesto, que en la actualidad está luchando por la Copa Uleb, optará a una franquicia de la NBA, asegurar que este año se irá al menos una vez a La Cibeles, definir el acuerdo para la venta de los derechos audiovisuales como el más importante de la historia del deporte mundial o, por poner sólo el penúltimo ejemplo, catalogar la Asamblea de socios del 3 de diciembre, que todo hace indicar que va a ser la más caliente de los últimos diez años, como una reunión de amigos.

La Oruga le dijo a Alicia: "un lado de la seta te hará crecer, y el otro te hará disminuir". Viviendo así, felices y a resguardo en su particular País de las Maravillas –"¿se esperan grupos que intenten boicotear la Asamblea?", le preguntan a Miguel Ángel Arroyo, Director General de Presidencia, en la página web oficial del club, quedándose tan panchos–, da la impresión de que la junta directiva actual esté empeñada en comerse a dentelladas el lado de la seta que les hace disminuir en lugar de crecer. 

Arroyo, quien por cierto sacó un "muy deficiente" de nota en El Tirachinas que trató el espinoso tema del voto por correo, se permite el lujazo de decir que habrá asambleístas, socios madridistas que pagan religiosamente sus cuotas, que acudirán a la reunión del "3-D" con el objetivo claro de defender "intereses ajenos al Real Madrid", que es tanto como decir que la actual junta directiva es el Real Madrid Club de Fútbol. Exactamente lo mismo les pasó a Núñez con el Fútbol Club Barcelona y a Jordi Pujol con Cataluña. Sólo han pasado cinco meses desde las elecciones de julio y estos caballeros ya han decidido que ellos son el Real Madrid. ¿Cabe una expresión más clara del pensamiento Alicia? 

En el polo opuesto de ese pensamiento se encontraría, por ejemplo, Mauricio Macri, presidente del Boca Juniors: "me pegarán un balazo antes que dejar marchar a Gago por menos de los veinte millones de euros". Está claro que ha olido el dinero fresco de Mediapro. O Adriano Galliani, administrador delegado del Milan, que ya se lo toma a chirigota y asegura que en su lápida pondrá "el hombre que mantuvo a Kaká en Milán". Parece que esos dos sí están comiendo del lado correcto de la seta.

A continuación