El penúltimo raulista vivo

Lo que estropeó el Balón de Oro...

Lo que la charada de Zúrich estropeó el lunes ha venido a arreglarlo en parte este miércoles la Federación de Historia y Estadística premiando a quien, por resultados puros y duros, ha sido sin lugar a dudas el mejor entrenador del año 2012, José Mourinho. Es difícil, por no decir que imposible, decir esto sin que al instante te salte a la yugular la yihad delbosquista (porque aquí o somos todos yihadistas o no lo somos ninguno) compuesta al cincuenta por ciento por críticos acérrimos del Vicente vírgen en títulos que han visto de repente la luz después del Mundial y la Eurocopa y por pelotas a tiempo completo del seleccionador de turno ya sea éste Camacho, Suárez, Clemente o el mismísimo Panenka. Servidor piensa que Del Bosque acierta y se equivoca como todo el mundo (también Mourinho por supuesto) y que una cosa es dirigir a una selección y otra muy distinta entrenar a diario a un equipo como el Real Madrid. Si es por simpático que le den el premio a Juan Imedio. Si es por español que se lo den al toro de Osborne.

Decía que la IFFHS, que se limita a sumar, restar, multiplicar y dividir, ha otorgado el premio al mejor entrenador de 2012 a Mourinho, un reconocimiento que le negaron hace días la Liga de Fútbol Profesional en España y hace 48 horas los periodistas de France Football. Digo "los periodistas de France Football" y digo bien porque al parecer una cosa es lo que han elegido seleccionadores y capitanes y otra lo que han votado los plumillas; de confirmarse este dato (no he ido contando los votos) lo del lunes habría sido un premio a la concordia y no al fútbol, del mismo modo que el Príncipe de Asturias a Casillas y Xavi fue directamente una ñoña tomadura de pelo. Entre los tres candidatos del Balón de Oro al mejor entrenador no me sobraba Del Bosque pero sí Guardiola, que lleva seis meses tocando el acordeón en la Gran Manzana y trabajando por la independencia de Cataluña, y me faltaban Di Matteo y probablemente Simeone. La IFFHS también soluciona eso: Mourinho primero, Di Matteo segundo y Simeone tercero.

Es falso que Mourinho haya ganado sólo la Liga como cacarean los manipuladores de la historia. Mou le ganó la Liga (100 puntos y 121 goles) y la Supercopa al mejor Barcelona de toda la historia, cayendo por penaltis ante el Bayern en las semifinales de la Champions. Y no sólo eso: los hagiógrafos de Guardiola no tienen el menor empacho a la hora de reconocer por boca de ganso que el ex técnico culé abandonó el Barcelona debido al agotamiento físico y mental al que fue sometido por Mourinho. Lo más justo habría sido que la prensa reconociese eso el otro día en la charada suiza y lo más legal fue, como ya comenté aquí ayer mismo, que al tongo respondiese el portugués con su educada ausencia. Si es otra cosa lo que premia el Balón de Oro lo mejor será que seamos previamente informados para así saber a qué atenernos. Y el día que vea a los entrenadores paseando en bikini y soñando en voz alta con la paz mundial no escribiré un artículo como el de hoy. Mientras tanto...

A continuación