El penúltimo raulista vivo

Del Bosque nos toma por idiotas

No existe mayor ejemplo de soberbia que tratarnos a los demás como si fuéramos auténticos imbéciles. Aquí, querido Vicente del Bosque, hoy por hoy las lecciones de pedagogía aplicada al mundo del deporte las puede dar el señor Sabella, que acaba de dimitir tras llevar a Argentina hasta el subcampeonato mundial, no tú, que sigues ahí, erre que erre, inasequible al desaliento, sujeto al sillón, después de dejar a España clasificada en la vigésimo tercera posición. Vayamos al lío:

1) Dice del Bosque que no tuvo dudas sobre continuar en el cargo pero que se dio "un poco de pausa para tomar una decisión"... ¿No tuvo dudas pero se tomó una pausa para tomar una decisión?... Lo que ya es de traca es que a continuación afirme sin rubor que esa "pausa" fue fruto de "ese rasgo de humildad" que él mismo se atribuye. No, Vicente, no. Tú no dijiste que seguías nada más perder contra Chile porque, de haberlo hecho, te habrías echado encima a toda la afición española. Dejaste pasar un mes, dejaste que se enfriara el asunto, y ahora reapareces en Santander como lo que ya no eres. Tú, Vicente, fuiste un elemento fundamental en la consecución de un Mundial y una Eurocopa, y también te convertiste en un elemento nocivo para el éxito de la selección al no llevar a Brasil a los mejores. Punto. Lo demás es chui chui.

2) Dice Del Bosque que se ha extendido la idea errónea de que, con la eliminación en la primera fase del Mundial, se ha producido un retroceso en el juego de la selección... ¿Idea errónea?... En 2010 España acabó primera en Sudáfrica y cuatro años más tarde ha terminado vigésimo tercera en Brasil. España, querido seleccionador, ha retrocedido ni más ni menos que veintidós posiciones en la clasificación del Mundial y siete en el ranking de la FIFA, hasta acabar octava. Que quieras convencernos de que el nivel futbolístico exhibido por España no ha tenido nada que ver en el desplome en las clasificaciones es otra tomadura de pelo.

3) Dice Del Bosque que "en la derrota también se puede educar al país, educando en ella"... ¿Se puede ser más pedante?... Sólo me queda por oirle al seleccionador diciendo que en realidad pudo ganar el Mundial, lo tuvo en su mano, pero decidió adrede que había llegado el momento de perder para darle una lección a una nación demasiado crecidita. Yo, como tú, pienso que de la derrota también se pueden sacar conclusiones, pero a ti, querido Del Bosque, te pagan por ganar y no por estrellarte en un Mundial.

4) Dice Del Bosque, en fin, que de su convocatoria se dijo que estaba integrada por una generación de jugadores muy viejos. Mentira. Lo que se dijo, poco, muy poco, antes del desastre e insistentemente después de él, es que tú no llevaste porque no te dio la gana a los futbolistas que habían llegado en mejor estado de forma. Nada tiene que ver el carnet de identidad en eso. Llevaste a Xavi, con quien ahora no cuenta ni Luis Enrique. Llevaste a Piqué, que llegó arrastrándose. Llevaste a Juanfran, que acabó cojo la final de Champions. Llevaste a Busquets, hundido. También llevaste a Koke... pero no lo utilizaste por no contrariar a Xavi. Dejaste en España a Gabi. Y a Carvajal. Y, por supuesto, ni te planteaste siquiera convocar por ejemplo a Callejón, que no es de los tuyos y sí demasiado de otros. Y, además de todo lo anteriormente expuesto, entregaste la cabeza de Arbeloa en bandeja de plata al núcleo duro culé.

Yo, estimado Vicente del Bosque, renuncio voluntariamente a tus clases de humildad. Soy español pero renuncio a ellas. Tú ya no estás en condiciones de dármelas, ya no. Has cambiado. No te reconozco. Y el show que protagonizaste ayer en Santander es un buen ejemplo de ello. No cuela, Vicente, no cuela. No sé qué opinarán los otros 45 millones de españoles pero a mí no me harás comulgar con ruedas de molino. A otro perro con ese hueso.

A continuación