El penúltimo raulista vivo

Las cinco faltas de respeto de Cristiano

Que Cristiano Ronaldo vea ahora "una falta de respeto" ganar 21 millones de euros es, en el fondo, una falta de respeto. Y no a la sociedad, no, ni tampoco a la gente que sufre o está en el paro, yo no voy a ser un demagogo como la monja Caram o el cardenal Sistach; Cristiano es el mejor futbolista del mundo, tal y como acreditan sus títulos generales (los que ganó el Real Madrid en 2017 gracias, entre otras cosas, a su brillantísima actuación) y también los títulos individuales; su habilidad, su don, su arte y su profesionalidad generan una cantidad de dinero X de la que él tiene que ser generoso partícipe. No digo, pues, que el hecho de que Cristiano considere una falta de respeto cobrar 21 millones de euros sea una falta de respeto a la gente que sufre, no, sino al club que le paga.

Es una falta de respeto porque Cristiano, que es mayor de edad para comprarse un chalet en La Finca, tener 15 deportivos en el garaje, adquirir un hotel, viajar en avión privado o sacar una nueva colonia con su nombre, también debe serlo para responsabilizarse de sus actos. Si hace nada firmó un contrato que mejoraba notablemente sus condiciones en el Madrid, debe respetarlo y no dedicarse a agitar el avispero y menos aún en un momento deportivo tan complicado como el actual. También es una falta de respeto por esto último: a la vista está que el arranque de 2018 no está siendo ni para Cristiano ni para sus compañeros el mejor de sus vidas; Cristiano está en sus peores números desde hace muchísimo tiempo y pedir más dinero ahora, precisamente ahora, supone otra falta de respeto añadida más. Los madridistas esperamos, por supuesto, que, como el Fénix, que cada 500 años se consumía por acción del fuego para luego resurgir de sus cenizas, Cristiano, que también es un mito, aunque en este caso viviente, resucite, pero el hoy anuncia negros nubarrones.

También constituye una grosera falta de respeto dirigida contra la inteligencia de quienes, como es mi caso, le admiramos, filtrar que no se trata de dinero sino de estatus. Cristiano dice que necesita un gesto, y yo me pregunto: Un gesto... ¿materializado exactamente en qué? ¿Quiere un abrazo? ¿Un beso? ¿O acaso exige una cantidad mayor de billetes de la moneda oficial de la Eurozona? Si es por abrazos, yo le presento a Cristiano un millón de madridistas dispuestos a dárselos; si se trata de besos, yo le presento a Cristiano diez millones de madridistas dispuestas a dárselos; si se trata de euros, yo le presento a Florentino Pérez Rodríguez, decimoquinto presidente del Real Madrid. Y en ese "cariño" en concreto, Cristiano va a encontrarse con un problema importante porque resulta que el club piensa que pagarle 40 millones de euros a un futbolista que dentro de un mes cumplirá 33 años está absolutamente fuera de mercado.

Si entiendo bien lo del estatus, Cristiano no se refiere al del Madrid, que ése lo tiene asegurado, sino al universal, que ahora ostenta Leo Messi con sus 40 millones. A mí me pasa que ya estoy un poco harto del jueguecito que se traen entre Cristiano, Messi y Neymar para ver quién la tiene más grande o quien mea más lejos, este corro de la patata económico que es como la pescadilla que se muerde la cola. Por otro lado, las situaciones de Messi y de Cristiano no son las mismas: Messi tiene 30 años, Cristiano 3 más; Messi acababa contrato con el Barça y quedaba libre, situación que el club azulgrana tuvo que compensarle, mientras que Cristiano tiene contrato en vigor hasta 2021. Y, por encima de todas las cosas, el Real Madrid no es el Fútbol Club Barcelona.

Así que todo me parece una gran falta de respeto. También la forma que el futbolista y su representante tienen de plantear el asunto: si no pasas por el aro, me voy. Cristiano era un dios en Manchester, allí lo tenía todo pero llegó un momento en que quiso dar un salto en su carrera y se vino al Real Madrid y aquí se ha convertido en el máximo goleador histórico del club, ha ganado títulos, reconocimiento y dinero, mucho dinero. El Madrid tiene que estarle muy agradecido a Cristiano pero, en mi opinión, Cristiano tiene que estarle doblemente agradecido a un club sin el cual estoy absolutamente seguro que hoy no tendría, por ejemplo, esos cinco Balones de Oro de los que tanto presume. Y, por último, la gran falta de respeto consistente en sugerir que la negativa del presidente del Real Madrid a mejorar sus condiciones contractuales está estrechamente relacionada con su mal momento de forma actual. Entiendo que para Cristiano lo más importante sea Cristiano. Lo asumo. De hecho, por eso me gusta tanto Cristiano, porque es un egoísta sincero. Y también entiendo que lo más importante para el presidente del Real Madrid sea el Real Madrid. Entre uno y otro, yo me quedo con el segundo.

A continuación