El penúltimo raulista vivo

La última astracanada de Luis Aragonés

En el fondo, muy en el fondo, me da un poco de miedo que nombren seleccionador nacional de fútbol a Vicente del Bosque. Sé que será bueno para España y que Vicente no se convertirá, como su antecesor en el cargo, en una contradicción con piernas, pero cámara lenta, como le bautizara el inolvidable Héctor del Mar cuando todavía era futbolista en activo, nos dejará a los columnistas poco poder de maniobra. Para quien, como es mi caso, escribe al menos un artículo de opinión todos los días del año, personajes como Luis Aragonés, capaces de encadenar una astracanada deportiva tras otra, suponen una auténtica bendición. ¿Qué haré yo sin Luis cuando la leche haya caducado definitivamente? Seguro que Del Bosque no afirmará, por un lado, que piensa convocar a aquellos jugadores que estuvieron con él durante la fase de clasificación para la Eurocopa y, por el otro, que los futbolistas se seleccionan sólos. ¿Se ha seleccionado sólo Puyol? ¿O Villa? ¿Se ha seleccionado por sus propios méritos Silva? Una de las dudas que mantiene Luis a estas horas de la tarde está en la defensa: Pablo o Juanito. ¿De verdad cree Luis que Pablo y Juanito se han seleccionado con su fútbol de esta temporada?

Esta vez, junto a la lista casi definitiva de la Eurocopa, Luis ha filtrado a sus satélites en el mismo pack y por el mismo precio (¡barato, barato, estamos que lo tiramos, me lo quitan de las manos!) que quiere mirar a los ojitos a Bojan Krkic y después consultar con el cuerpo técnico (si lo encuentra) del Fútbol Club Barcelona con objeto de dilucidar si el futbolista catalán se encuentra en condiciones de afrontar una cita tan importante como la del próximo mes de junio. Circula por ahí una leyenda urbana, falsa como casi todas, que acusa a Bojan de ceder a la presión de su debut con España (partido amistoso contra Francia del mes de febrero) y haberse quitado de en medio alegando un brote de gastroenteritis. Es cierto que Bojan sintió mareos después del patido de Liga que su equipo jugó contra el Osasuna y que, justo la noche anterior a la concentración en Madrid de la selección, estuvo con vómitos y fiebre a pesar de lo cual acudió a la convocatoria. Luis no debió filtrar que quería hablar con Bojan y con los responsables del club puesto que eso no hace otra cosa que alimentar una falsa debilidad de carácter por parte del jugador.

Por otro lado, ¿qué pretende Luis que le digan en el Fútbol Club Barcelona?... Bojan es el jugador más jóven de la historia del club azulgrana en marcar un gol en la Liga, el segundo más jóven de la historia en hacerlo en la Champions League y, en la temporada de su debut, ya lleva más goles que un tal Raúl González Blanco en sus mismas circunstancias. ¿Espera Luis que alguien del Barça le diga que el futbolista que ha conseguido todo eso no está en condiciones de afrontar una Eurocopa como suplente? Y, ¿qué quiere que le diga el propio Bojan?... "Mire Luis, yo, si a usted no le importa, prefiero esperar al Mundial de 2010... O, mejor aún, a la Eurocopa de 2012"... De risa. Y lo peor de todo no es que Luis quiera cumplir con Bojan ese extraño protocolo que se ha sacado de la manga sino que se filtre que lo va a hacer. Ojalá Bojan tenga una ocasión clara de gol en un partido decisivo y la meta para adentro porque, como le pase lo que a Julio Cardeñosa en el Mundial de Argentina de 1978, tendremos fiesta. Todavía no se ha ido y ya le estoy echando de menos. ¡Quédese don Luis!
A continuación