El penúltimo raulista vivo

La senda de los elefantes

Lo cierto es que Sergio Canales debe estar entrenando francamente mal. Mourinho dice que el chico juega como entrena, y ayer, en el intrascendente partido copero contra el Murcia, decidió sustituirle en el descanso por Xabi Alonso; el marcador era en ese instante de 2-0 a favor de los merengues y una remontada del equipo visitante era tan poco probable como que Pérez Reverte pidiera perdón a Moratinos. Con esto quiero decir que, siguiendo la tónica más o menos habitual del resto de técnicos mundiales, Mourinho podría haber utilizado perfectamente un partido sin chicha ni limoná para darle vidilla a un crío que acaba de llegar a la jungla de cristal procedente del Racing de Santander y que, según su señor padre, no se atreve por timidez a hacer lo que sabe sobre el campo. Pero ni por esas.

La risa va por barrios. Primero fue Benzema, luego León y ahora Canales. Y con Sergio ha sido especialmente crudo al cantarle las cuarenta en bastos después del 5-1 de la Copa. Y no ha pagado los platos rotos sólo él: a Higuaín le sustituyó también con el 2-0 y metió a Di María quitando a León en el minuto 70. A Benzema le aguantó todo el partido, de forma que hubo un mensaje nítido, pero a Higuaín también le metió un rejonazo como quien no quiere la cosa; que a nadie extrañe que la pareja atacante del próximo partido de Liga sea la formada por Cristiano, fijo fijísimo, y Benzema. Con este portugués que no quiere hablar del árbitro que acaba de expulsarle pero que sin embargo se sabe su vida y milagros, desde la comida que más le gusta hasta su color preferido, no hay bromas que valgan.

Canales, por cierto, es jugador con papá. Ojo, no estoy diciendo que un chaval tan jovencito no deba viajar a Madrid con sus padres, nada de eso. Pero Ángel Canales, y a la historia reciente me remito, le está haciendo tanto daño a Sergio como le hizo en su día Anthony Hamilton al niño Lewis. Sergio debe hablar por sí mismo y contarle a su entrenador, que debe ser como su confesor, los problemas de adaptación que tenga y lo que le pase por la cabeza. Canales debe abusar de Mourinho, sacarle todo el jugo, exprimirle hasta que le deje seco porque este hombre hace mejores a los futbolistas que caen en sus redes. Si Sergio agarra el toro por los cuernos, como han empezado a hacer otros compañeros suyos, triunfará aquí; de lo contrario seguirá la senda de los elefantes que muy probablemente va a inaugurar Lass Diarra. Y sería una pena porque el chico tiene estrella.

A continuación