El penúltimo raulista vivo

La NASA del Barça

Llega tarde Bartomeu porque el Barça... ya es la NASA. Es la NASA de los innumerables juicios en los que se encuentra involucrado. Es la NASA de las demandas, la última de la empresa DIS que se sintió justamente estafada (no hay más que echarle un vistazo al anexo al contrato de Neymar publicado hace 48 horas por el diario Marca) tanto por el club azulgrana como por el Santos. Es la NASA del espionaje a partidos, políticos, directivos y jugadores, práctica llevada a cabo durante la presidencia de Joan Laporta y certificada hace poco por el propio club a requerimiento del juez que instruye la causa. Y es también la NASA del fraude de la ley de FIFA acerca del fichaje de menores de edad (por cierto que seguimos esperando las inminentes sanciones, que ya van para siete meses desde la primera vez que fueron anunciadas, para Real Madrid y Atlético de Madrid).

El Barça, se me olvidaba, es también la NASA de la promoción de reivindicaciones secesionistas, una costumbre acentuada con Joan Laporta, quien por cierto ha prometido que volverá a reactivar en el caso de que gane las elecciones del 18 de julio. Desde la NASA culé se ha faltado con impunidad al respeto a todo lo español (un director general del club llegó a llamarnos chorizos, desde el césped se han reivindicado los Países Catalanes y en todos y cada uno de los partidos se clama por la independencia) y en la últimas finales de la Copa de España se pitó el himno nacional y se insultó al jefe del Estado, antes Juan Carlos I y ahora su hijo Felipe VI. Los insultos y las vejaciones a lo español provocaron, por cierto, la hilaridad y satisfacción, captadas oportunamente por las cámaras de televisión, del presidente de la Generalidad.

En la última final de Copa, como decía, se pitó con estruendo el himno y se insultó con alegría al Rey, y a los dos días se reunió con carácter de urgencia-urgente la Comisión Antidignidad. La urgencia-urgente del 1 de junio se convirtió en dejadez el 7, en pereza el 14, en molicie el 21 y hoy, 1 de julio, festividad de San Simeón el loco, quién sabe si en honor precisamente del patrón de los titiriteros, el secretario de Estado para la seguridad y el presidente del Consejo Superior de Deportes continúan haciéndose los locos; no así la desacreditadísima UEFA, que acaba de expedientar a la NASA culé por las esteladas de la final de Berlín. Mientras que Francisco Martínez, natural de Madrid, y Miquell Cardenall, del mismo Bilbao, han sido incapaces de defender y dar la cara por España, Michel Platini, que vino al mundo en Joeuf, lo ha hecho en un pispás... Así que... ¡Vive la France, vive la France, vive la France!...

A continuación