El penúltimo raulista vivo

La mejor peor Liga del mundo

La mejor peor Liga del mundo no puede consentir que el entrenador del campeón de hace dos temporadas afirme sin despeinarse que todo está "peligrosamente preparado" para el Real Madrid. Simeone dudó de la limpieza de la competición, cuestionó la honorabilidad de los árbitros, nadie le paró los pies y, como decía ayer, de aquellos barros llegaron los lodos de la denuncia más esperpéntica de la reciente historia judicial, más aún que la de la productora Zeppelin contra el DJ Zoe Escolano, novio de Azahara, concursante de Gran Hermano 15, por irse al parecer a las inmediaciones de la casa a lanzar pelotas con información del exterior, recogida a su vez por Yolanda, amiga de la interfecta y que, con las mismas, fue con el cuento a Azahara, que en seguida pidió ir al confesionario para hablar con el "súper": ¿Se imaginan la cara del juez?...

La Liga española es la mejor del mundo a su pesar. Tiene a los dos clubes más potentes, probablemente porque Tebas aún no ha podido meter sus zarpas en ellos, y cuenta con algunos de los mejores futbolistas del planeta, pero es un desastre de organización y los precios están desalojando poco a poco a los aficionados de los estadios. El presidente de la Liga de Fútbol Profesional está mortalmente enfrentado con el presidente de la federación española, que a su vez está siendo investigado por el Comité de Ética de la FIFA... Un desastre. ¿Y los horarios?... Dentro de pocas horas, el Real Madrid, que llegó de París al aeropuerto Adolfo Suárez el jueves a las cuatro y media de la madrugada, tendrá que jugarse el liderato ante el Celta de Vigo en Balaídos. De este modo, los jugadores de Rafa Benítez habrán tenido poco más de dos días para preparar el que es indiscutiblemente el partidazo de la jornada. Por su parte, el Barcelona, que recibe en el Camp Nou al Eibar, habrá disfrutado de cinco días, con sus cinco respectivas noches, para afrontar un partido más bien facilito: ¿Por qué?...

La mejor peor Liga del mundo debería defender su producto de las insidias pero es consentidora y no lo hace. Y los misteriosos operadores de televisión, que deben ser unos señores que se reúnen de noche a la luz de un candil y con el rostro oculto por una máscara para sortear al pinto pinto gorgorito los horarios de los partidos, tendrían que explicarnos a santo de qué colocan un encuentro entre el primer y el segundo clasificado a una hora tan desagradable y tan poco futbolística y, ya puestos, también aparentemente tan poco comercial como las cuatro de la tarde. FIFA y UEFA con unos calendarios hechos con los pies, Liga de Fútbol Profesional con su dontancredismo y federación y propietarios de los derechos televisivos con su tradicional ocultismo parecen unidos en pos de un único objetivo: que la competición sea efectivamente, y tal y como auguró en su día José María del Nido, una auténtica mierda.

A continuación