El penúltimo raulista vivo

La Liga de Tebas

Este miércoles, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional (hoy ya he leído por ahí, y no en tono irónico precisamente, la "Liga de Tebas"), no sólo no escurría el bulto cuando mi compañero Javier Torres le preguntaba acerca de las imágenes censuradas, por ejemplo las del desmayo de Cillessen y Busquets o la tangana que se produjo al final del Valencia-Getafe de Copa, sino que las justificaba. Debo reconocer que uno tiene que estar muy seguro de sí mismo y debe sentirse muy fuerte para, en pleno siglo XXI, venir a justificar en una democracia consolidada como la nuestra que al telespectador se le hurten, se le roben, se le escamoteen determinadas acciones en aras de un bien superior, que es, como decía que explicaba Tebas, la imagen que de la Liga española se envíe al exterior.

Decía Ralph Waldo Emerson algo tan bonito como lo siguiente: "Todo libro que ha sido echado a la hoguera ilumina el mundo". Y, al revés, y aplicando el aforismo al asunto que nos ocupa, toda escena que se manipula o que, directamente, se oculta, probablemente contribuya a distribuir una imagen muy "Casa de la Pradera" de nuestra Liga de fútbol, una imagen muy falsa, pero que, sin embargo, hablará muy mal de nosotros como sociedad y de la limpieza de la Liga en particular. Sí, sí, de la limpieza porque, ¿quién nos asegura que los mismos que deciden por nosotros, por nuestro teórico bien, que se eliminen de un partido de fútbol acciones que se han producido, no van a tener la tentación de hacer lo mismo arriba desde el VAR o abajo desde el campo?

Decía que Javier Tebas no sólo no negaba sino que justificaba la censura de determinadas imágenes del modo siguiente: "Los realizadores tienen que evitar que se vean las imágenes que no aportan cosas positivas al fútbol", y aquí me quiero quedar. Puesto que el realizador de Mediapro decide qué imágenes no aportan cosas positivas al fútbol y qué imágenes sí lo hacen, supongo que aquellas imágenes que salgan a la luz lo harán porque el caballero designado para la ocasión por la productora de Jaume Roures ha decidido por el artículo 33, y no por el 155, que esas imágenes sí convienen. Lo digo porque ayer, en el transcurso del Barcelona-Sevilla, el realizador se recreó en unas imágenes en concreto, las captó con total nitidez, casi me lo imaginaba salivando con ellas; eran, en concreto, las imágenes de una pancarta que, una vez más, había burlado la "infranqueable" seguridad culé; en esa pancarta podía leerse lo siguiente: "Sólo dictaduras encarcelan a líderes políticos pacíficos".

Seguro que si hoy le preguntaran a Tebas por esa pancarta, y como tiene una cachaza de Champions, diría que el texto que en ella podía leerse era alusivo a la situación que se vive en Venezuela, pero no, esa pancarta injuriaba a España, la dictadura era la española, quienes querían recalcar que en España hay una dictadura dejaron que pasaran los pancartistas y el realizador apuntó a la pancarta porque quería que constase en acta que España era una dictadura. De modo que, siguiendo el hilo argumental del presidente de la Liga, si lo que sale es porque es considerado bueno por los señores de Mediapro y lo que no sale es porque es considerado malo por esos mismos señores, deberemos concluir que Mediapro considera que es bueno que fuera de España se lea una pancarta con un texto alusivo a la ausencia de democracia en nuestro país. O eso o Tebas debe salir de inmediato a censurar, esta vez sí, lo que sucedió ayer, que a mí me parece dramático.

Pero Tebas no va a salir, no perdáis vuestro tiempo esperando. Noticia de hoy mismo: "La Liga patrocinará la nueva Copa Davis de Piqué". La Liga de Tebas, como ya la llaman, patrocinará un torneo organizado por alguien que promovió un referéndum ilegal y que tuiteó contra la policía nacional desde dentro mismo de la concentración de la selección española. La Liga de Tebas consiente que se ponga en cuestión la calidad de la democracia y, al mismo tiempo que nos hurta imágenes sin consultar, a esas que nos dejan mal como sociedad sí las da vuelo. Es la misma Liga que quiso organizar un partido en Miami entre el equipo del huído Puigdemont y el equipo cuya afición pide la independencia en cada partido. Pero, Tebas, ¿cómo te va a coger el teléfono Florentino, que es un hombre serio? ¿No ves que es imposible de toda imposibilidad?

A continuación