El penúltimo raulista vivo

La Decimotercera: tan lejos, tan cerca...

Anoche visitaron El Primer Palo tres corresponsales de medios franceses acreditados en Madrid y los tres no dudaron a la hora de afirmar que el Real pasaría a cuartos de final de la Champions. En España se le suele faltar mucho al respeto al doce veces campeón de Europa, históricamente siempre lo hemos hecho con los nuestros, pero fuera de España sucede justo todo lo contrario y al Madrid se le tiene en muy alta estima y se le teme y se le admira a partes iguales. Cuando nos llevamos las manos a la cabeza en su día cuando al Real le tocó el PSG en el sorteo de octavos de final no caímos en la cuenta de que la reacción en París fue mucho peor: ¿O sea que hacemos los deberes, nos clasificamos como primeros de nuestro Grupo y el "premio" es que nos toque con el campeón de Europa?

Los corresponsales franceses que viven en Madrid saben, como lo sabemos nosotros, que vivimos aquí, el actual estado de forma del equipo de Zidane pero también conocen que el Real se hace fuerte ante las adversidades y que su historia está plagada de gestas que parecían imposibles. La Juve era claramente favorita cuando se ganó La Séptima, el Valencia iba a masacrar al Madrid cuando se conquistó La Octava y, más recientemente, el Atleti partía como favorito tanto en La Décima como La Undécima y, de nuevo la Juve, que venía de bailar al Barça, iba a poner en su sitio al Madrid en La Duodécima. El Real siempre resurge de sus cenizas, siempre, y eso es lo que lo convierte precisamente en mucho más que un equipo de fútbol.

Yo creo que Zidane hará saltar al campo de inicio a su equipo con el 4-3-3 que todos tenemos en la cabeza, incluído por supuesto Karim Benzema. Me atrevería a decir que Cristiano y Bale tienen un sitio fijo arriba pero con Zizou no se puede afirmar nada, y que si Benzema, que probablemente sea la única duda que mantiene a estas horas, se cae del once será más por motivos extrafutbolísticos que meramente deportivos. Me explico: si Zidane cambia de dibujo y coloca un 4-4-2, con Isco o Asensio en el centro del campo, será para proteger a su 9 de sus propios aficionados; quizás tema Zidane que si vuelven a pintar bastos para su compatriota, el público le crucifique de nuevo y del revuelo salga beneficiado el equipo de Emery. Lo de hoy (y lo del 6 de marzo) no es una final anticipada... más que nada porque no es una final. Si el Madrid cae... habrá sido eliminado en octavos y, si pasa, se habrá clasificado para cuartos: La Decimotercera estará, en este último caso, más cerca pero aún muy lejos.

A continuación