El penúltimo raulista vivo

La décima uva

En Marca aseguran que Xabi Alonso habría dado al fin instrucciones a su representante para que éste se siente a negociar con el Real Madrid la renovación de su contrato. En caso de acabar con final feliz, la de Alonso habrá sido en cualquier caso la historia de una renovación inesperadamente extraña y compleja. Parecía imposible que el jugador tolosarra no quisiera seguir en el mejor club de fútbol del mundo pero la sensación que se transmite tras haber dilatado tanto el asunto es precisamente que Xabi no lo tenía, o no lo tiene, nada claro. Conviene repetir de vez en cuando lo de "mejor club de fútbol del mundo" porque, siendo Alonso como es muy pero que muy bueno, convendremos entre todos que después de jugar en la Real Sociedad, el Eibar y el Liverpool, Xabi ha tocado techo deportivo, y que yéndose a cualquier otro club habrá descendido uno, dos o tres peldaños, dependiendo del caso.

Hay colegas míos de profesión que creen que el hecho de ser un gran jugador de fútbol te inhabilita a la hora de cometer un error, y no es así. Özil se equivocó al mandar a su papá a pedirle a Florentino Pérez más dinero a las pocas horas de que el equipo cayera eliminado de la Champions, Cristiano metió la pata al comentar en público que no era feliz, Messi se equivocó no haciendo como es debido su declaración de la renta... y, haga ya lo que haga, dé el "sí" o diga "no", Xabi Alonso se habrá confundido dilatando tanto un asunto que debería haberse cerrado hace meses. ¿Estoy desprestigiando con esta crítica a Xabi?... Yo creo que al contrario, me sigue pareciendo un pedazo de futbolista dentro del campo... que ha errado fuera de él al no tomar una decisión en su momento. Ya puestos, y en vez de decirle que sí a su representante un 29 de diciembre, podría haber esperado a estar tomándole la décima uva de pasado mañana, ¿no?...

No tengo ni la más remota idea de qué ha podido sentarle mal a Xabi, que es querido por la afición y respetado por sus compañeros. Ni siquiera estoy seguro de que haya habido algo que le sentara mal, a lo mejor fue una cuestión económica. Y por supuesto que el jugador tiene todo el derecho del mundo a decidir lo que le parezca oportuno, sólo faltaría. El jugador tiene todo el derecho del mundo a decidir lo que crea que es mejor para él... del mismo modo que los responsables del mejor club de fútbol del mundo (¿lo había dicho ya?) tienen todo el derecho del mundo a decidir lo que crean que es mejor para el Real Madrid, ya se llame ese "lo mejor" Illarra, Gundogan o Perico el de los palotes. Muchas veces damos injustamente por hecho que el equivocado es el club y no el futbolista y eso, al menos en el caso del Madrid, es probablemente porque es bastante más popular echarle encima el muerto a Florentino Pérez que al otro, llamémosle X.

Pero no hay mal que por bien no venga. ¡Alegría, alegría, que Xabi parece que acaba de decirle a su representante que sí, que se siente a negociar con el club!... Claro que, tal y como su propio nombre indica, negociar es negociar, el proceso por el cual las partes interesadas resuelven conflictos, acuerdan líneas de conducta o buscan ventajas individuales o colectivas. Hasta ahora, por lo que yo sé, el proceso de negociación de la renovación del contrato de Xabi Alonso Olano con el Real Madrid ha sido retrasado por el propio jugador, que tenía hace tiempo una oferta del club para seguir. Xabi es muy importante pero, como dijo una vez don Alfredo di Stéfano, ningún jugador es tan bueno como todos juntos. Mis amigos del Marca dicen que "brilla una potente luz de esperanza" sobre la renovación, y yo me permito añadir humildemente que el adiós de Xabi sería más perjudicial para él mismo que para el Real Madrid. Si yo fuera él me agarraría cuanto antes a esa "potente luz de esperanza", no vaya a ser que deje de brillar de repente por falta de oxígeno.

A continuación