El penúltimo raulista vivo

La culpa la tiene Jerry Lee Lewis por tocar el piano con los pies

Lo tengo todo mucho más claro después de haber escuchado a Fabio Capello en la rueda de prensa posterior al partido contra el Levante. La culpa de la derrota contra el antepenúltimo clasificado de Primera División (19 goles a favor y 30 en contra en 21 partidos) la tiene un señor que se apellida Álvarez de primero e Izquierdo de segundo. La culpa de que el Real Madrid haya marcado sólo 4 goles en los últimos 8 partidos la tiene David Beckham. Los responsables de que el equipo que entrena Capello haya dejado escapar ya 13 puntos del estadio Santiago Bernabéu son los socios del Real Madrid, excepción hecha de los ultras con quienes el entrenador italiano está muy contento. Los culpables de que el Real Madrid haya marcado sólo 28 goles a lo largo del campeonato, menos goles que Barcelona, Sevilla, Valencia, Zaragoza o Recreativo de Huelva, éste último equipo, por cierto, recientemente ascendido, la tienen las ausencias de Roberto Carlos, Cicinho y Marcelo, un chaval de 18 años que acaba de llegar a España.

La culpa de que el Real Madrid haya encajado más goles que el Getafe la tengo yo, la tiene usted, la tiene aquel, la tiene aquella, la tienen aquellos, la tenemos nosotros, la tienen ellos, la tienes tú, y tú, y tú, y tú y también tú, desde luego, no vayas a creer que te salvas. La culpa la tiene el cha-cha-chá. Y el foxtrot. Y las nubes de algodón. Y los pececitos de colores. Y Cary Grant, que estará en los cielos. La culpa la tiene el martes por la sencilla razón de que va entre el lunes y el miércoles. Y el aire acondicionado por resecar tanto la garganta. Y el Pato Donald. Y el león de la Metro. Y Zidane por haberle pegado un cabezazo a Materazzi. La culpa la tiene Jerry Lee Lewis por tocar el piano con los pies. Y a veces hasta con el culo. Y Eric Clapton por tocar la guitarra con las manos. La culpa la tuvo Gilbert Keith Chesterton por estar gordo. Y Franz Kafka por estar delgado.

Dormiré más tranquilo sabiendo que Capello ya sabe lo que le pasa al Real Madrid. Todos, salvo él, somos culpables. Hombres, mujeres, ancianos, niños y niñas. Leonardo por retratar a la Gioconda. Zeppelin por inventar el dirigible. La gallina por poner huevos, y nosotros por freírlos y comérnoslos. Harpo por no hablar nunca. Y Cantinflas por hacerlo demasiado. La culpa es del carné por puntos. Y del Fary por cantar "torito bravo". Y de Bublé por creerse Frank Sinatra. Y de Michael Douglas por imitar a su padre. Y de los chinos, así, en general, por haber inventado el fútbol no se sabe bien cuándo. Y de los "triunfitos", sobre todo de Bisbal por haber dejado plantada a Chenoa. La culpa la tiene España por limitar al norte con Francia y al oeste con Portugal. Y el doctor House por ser tan condenadamente listo. Y el inspector Clouseau por ser tan extraordinariamente torpe. "Cuando la culpa es de todos", decía Concepción Arenal, "la culpa no es de nadie". Ya está. Lo teníamos delante de nuestras narices y no supimos verlo. ¡Qué tontos hemos sido!

A continuación