El penúltimo raulista vivo

La bomba Ronaldinho

Para determinar si Rijkaard está siendo justo o injusto con Ronaldinho, lo primero que habría que saber es cuántos jugadores de la primera plantilla salen por las noches y hasta qué hora lo hacen. Digo "cuántos" y no "quiénes" porque a mí me importa verdaderamente una higa que los futbolistas salgan o dejen de salir por las noches si luego rinden sobre el campo, y también me parece fundamental saber la hora de llegada porque no es lo mismo meterse en la cama a la una que hacerlo a las cinco de la madrugada. La pregunta, por lo tanto, sería la siguiente: ¿sólo se va de juerga Ronaldinho? Como creo que la respuesta a esa pregunta es que no, tengo que deducir obligatoriamente que Rijkaard está siendo injusto con el futbolista brasileño. ¿Y por qué habría de serlo? ¿Tiraría Rijkaard piedras contra su propio tejado? Sólo se me ocurre una razón para que el entrenador prescinda de un futbolista de la categoría de Ronaldinho a sabiendas de que está siendo injusto con él y de que está tirando piedras contra su propio tejado: por orden del club.

José Luis Carazo, periodista del diario Sport, afirma que Rijkaard le llamó la atención el otro día a Ronaldinho durante un entrenamiento porque no había acabado un ejercicio y además porque sabía perfectamente a qué hora había llegado a su casa la noche anterior. Contra el Valencia, Ronaldinho no jugó ni un sólo minuto, pero sin embargo sí estuvo sentado en el banquillo de los suplentes; o sea, Ronaldinho no estaba bien para jugar, pero sí lo estaba para hacer bulto y robarle a otro compañero que estuviera en mejores condiciones la oportunidad de saltar al campo. ¿Alguien piensa que Rijkaard se habría atrevido a dejar en el banquillo a Ronaldinho si no contara con directrices de la directiva? ¡Pero si no lo hizo ni siquiera al principio, cuando no sabía dónde colocarle! Hay jugadores a los que, por su calidad y por lo que representan, no se puede tener nunca dándole sombra al botijo, y Ronaldinho, incluso estando muy mal, es uno de ellos. Si Rijkaard cree que no está en condiciones, ¿qué hace entonces con los suplentes?

Me parece que, por mucho que quieran encontrar similitudes entre la situación por la que atravesó Ronaldo en el Madrid y la que vive ahora Ronaldinho en el Barcelona, sólo existe una, y es que ambos nacieron en Brasil. Por lo demás, Ronaldo, y ahí está su trayectoria desde que se fue del Real, era un futbolista en franca retirada, mientras que Ronaldinho es un jugador muy aprovechable. Será interesante comprobar qué movimientos realiza Rijkaard en el partido del domingo; sin Messi y Henry, lesionados, ¿volverá a prescindir de Ronaldinho? ¿Le humillará otra vez dejándole en el banquillo en uno de los partidos más importantes de la temporada? ¿Alineará a Bojan desde el inicio? ¿O sólo pondrá a los que hayan llegado a sus casas a una hora razonable? En cualquiera de los casos, poniéndole o quitándole, Rijkaard lo ha hecho tan rematadamente mal con Ronaldinho que éste ya no dejará de ser para él una bomba de relojería. Tic, tac, tic, tac, tic, tac...

A continuación