El penúltimo raulista vivo

La BBC y L' Ego Land

Ayer L'Equipe volvió a convertirse durante algunas pocas horas en nuestro país en la Biblia del periodismo deportivo mundial, un diario de referencia del que conviene estudiarse en profundidad hasta las esquelas, tras dedicarle su portada a José Mourinho bajo el significativo titular de L' Ego land, la Tierra del ego. El Comité Español de Expendedores de Prestigio madrugó para decirnos que incluso un diario como ese, cuya objetividad está sin lugar a dudas a prueba de bombas, tenía claro, como lo tuvieron ellos aquí desde el primer instante, que Mou no era precisamente un ejemplo a seguir. Felicidades a L'Equipe por haber recuperado tan rápidamente en España sus tres estrellas Michelín de la credibilidad, ya sabe lo que tiene que hacer en el futuro. L'Equipe volvió a ser de repente para nuestro CEEP un diario serio después de haber sido descendido por ese mismo organismo a la categoría de bono-basura tras poner en duda la limpieza de los éxitos de nuestro deporte.

Yo no quiero hablar de Mourinho. Lo digo en serio, no quiero. Me parece el mejor entrenador de fútbol del mundo y seguiré siempre de cerca todo lo que haga en los equipos que entrene porque me interesa... pero me gustaría no tener que volver a hablar de él salvo cuando sea noticia. Sin embargo quienes se llenan la boca diciendo que Mourinho es pasado no hacen otra cosa que hablar de él en presente. Y ayer, después del histórico 1-6 en Alemania, una vez más: ¿Cómo habría jugado Mourinho ante el Schalke 04?... Replegado atrás y no como Ancelotti, que lo hace al ataque. A Ancelotti, por cierto, le han electrocutado varias veces desde que llegó a nuestro país pero ahora se ha convertido en un redentor... hasta que vuelva a perder, en cuyo caso será considerado nuevamente El pacificador. Mentira: a buen seguro que Mourinho, el técnico que ostenta el record de goles a favor de la Liga española, habría jugado ayer del mismo modo que Ancelotti y con al menos 10 de los 11 jugadores que lo hizo el italiano.

Hoy la BBC vuelve a estar de moda. Esta mañana no hay duda de que Benzema tiene que jugar como titular. Tampoco se duda sobre Bale, de quien lo más bonito que se ha dicho es que juega porque ha costado 91 millones de euros. De Neymar,. que también juega, no se habla nunca de que lo haga por el dinero que costó, pero de Bale sí. Al fin y al cabo, ¿quién coño es Gareth Bale salvo el mejor jugador de la Premier del año pasado?... Un piernas. Otro Woodgate. Tampoco gustaron en su día Figo, Beckham, Zidane o Cristiano. No se duda sobre Benzema o de Bale porque marcaron dos goles cada uno, pero ya se volverá a dudar, ya. Y entonces regresarán Morata y Jesé, que son dos fantásticos jugadores a los que les queda un largo camino por recorrer. Y hasta retornará Toril cuando a Ancelotti no le salga bien un partido. Del que tampoco se duda es de Cristiano. Para mí el orden debería ser CBB y no BBC, aunque entiendo que no tendría tanta gracia. Hace un año y más o menos por estas fechas, cuando ya se daba por amortizado a Mourinho, se empezó a asustar a los niños del mundo contándoles aquello de que el Coco siempre dejaba a todos los equipos por los que pasaba hechos unos zorros, un erial de difícil reconstrucción. Política de tierra quemada, lo llamaban. ¿Recuerdan?... De aquello nunca más se supo. Los Tattaglia tenían claro el plan y para ello sincronizaron sus relojes: la culpa de una mala racha del Madrid sería atribuida por el CEEP a Mourinho mientras que la buena se le otorgaría a Ancelotti, el ex Pacificador. Cristalino, ¿a que sí?... La herida que dejó abierta en España el Señor de L' Ego Land sigue abierta y eso es así por una sencilla razón: nuestro ego es aún mayor que el suyo. Con una diferencia: nosotros no hemos empatado con nadie.

A continuación