El penúltimo raulista vivo

Isco-Pedro: doble lenguaje, triple moral y cuádruple cara dura

Lo dicho: doble lenguaje, triple moral y cuádruple cara dura. Vean si no... En una charla digital del 10 de febrero, Alfredo Relaño, director del diario As, respondía a la siguiente pregunta: "Buenas, señor Relaño. Si Ancelotti no modifica el esquema de juego potenciando el centro del campo cuando toca enfrentarse a equipos con cierto empaque no habrá nada que hacer en ninguna competición. Yo pienso que, para esos partidos y con todos los jugadores disponibles, deberían jugar con: Casillas/Keylor; Carvajal, Ramos, Pepe, Marcelo; James, Kroos, Modric, Isco; Cristiano y Bale. ¿Qué opina?"... ¿Y qué opinaba el "señor Relaño" hace seis meses?... Pues lo siguiente: "Opino eso, pero Ancelotti desairaría a Florentino quitando a Bale o Benzema y no se atreve". O sea que, para Alfredo Relaño, el motivo de que Ancelotti alineara a Benzema y a Bale no era la calidad que atesoran ambos jugadores, no, sino el terror-pánico a la reacción que pudiera tener el presidente del Real Madrid en caso de que decidiera sentarlos.

Para encajar a Isco, Ancelotti debía sentar a Bale o Benzema, y para el director del As eso resultaba imposible porque uno de los entrenadores más laureados del planeta, uno de los pocos técnicos que lo han ganado todo, sufría un miedo irracional a que Florentino Pérez pudiera fulminarle con un rayo si lo hacía. Pues bien, ahora está sucediendo algo similar con Pedro, que si no juega y probablemente acabe marchándose del Barcelona es porque tiene por delante a Luis Suárez y a Neymar. ¿Por qué juegan siempre arriba, llueva o truene, luzca el sol o sople el viento, el uruguayo y el brasileño? ¿Será acaso porque, como le pasaba a Ancelotti en febrero, Luis Enrique tiene miedo a sentar a dos jugadores que han costado más de 200 millones de euros?... Quia. Hoy Relaño escribe esto en su artículo sobre Pedro: "Faltó Neymar pero él (refiriéndose al canario) no fue titular. Se entiende. Difícilmente un entrenador juega con tres delanteros. Si éstos son Messi-Luis Suárez-Neymar, como en el caso del Madrid con la famosa BBC, no hay más remedio".

Pedro lo ha ganado todo. Todo. Con el Barcelona y con la selección nacional española, a la que Relaño sigue teniendo el mal gusto, que ya raya en lo ofensivo, de llamar "roja". Pero "se entiende" que el Barcelona juegue con Messi, Luis Suárez y Neymar, "no hay más remedio". Ni un atisbo de cobardía por parte de Luis Enrique. Ninguna referencia a una posible reacción airada del presidente culé ante la suplencia de uno de estos tres jugadores. Al contrario: "se entiende" que el entrenador asturiano alinee a esos tres futbolistas. "No hay más remedio". Se entiende y no hay más remedio... aunque eso suponga que Pedro, que lo ha ganado todo con su club y con España, que es campeón del mundo y de Europa y que ha marcado goles decisivos, se vea obligado a emigrar a la Liga inglesa. Pero si, hace seis meses, Ancelotti no contaba con Isco no era porque se entendiera o porque no hubiera más remedio que alinear a Bale y Benzema, no, sino porque el italiano no se atrevía por no desairar a Florentino. Doble lenguaje, triple moral y cuádruple cara dura.

A continuación