El penúltimo raulista vivo

Iker, Diego, Vecchi... ¿punto final?

A Florentino Pérez se le acusa de todo, también de haber inducido a Mourinho, que iba a dejar el club como un solar, para que Iker Casillas fuera suplente; y a Ancelotti, que venía para pacificar el vestuario y vender alguna que otra camiseta como Beckham, para que el suplente fuera Diego López. Poco importaba que una y otra cosa fueran incompatibles y ambas por supuesto mentira con tal de que el relato fuera mínimamente creíble y sirviera para lo que realmente había sido elaborado: para hacer daño al Madrid y a su presidente. A Florentino jamás se le habría pasado por la imaginación sugerirle ningún cambio táctico a Mourinho o a Ancelotti. Gareth Bale también tenía que jugar porque lo ordenaba el presidente y, de no haber protagonizado el galés un auténtico temporadón en su primer año vestido de blanco y no hubiera marcado goles de todos los estilos, regalado asistencias de todos los colores y anotado los tantos que certificaron la Copa del Rey y la Champions, aún seguiría diciéndose con auténtica impunidad.

Acerca de la enemistad entre Florentino Pérez e Iker Casillas se han contado también muchas mentirijillas. El presidente del Real Madrid y sus jugadores no tienen por qué ser amigos. Es más, no veo en qué beneficiaría al club blanco que su máximo mandatario y la élite del vestuario mantuvieran una relación de francachela. Es posible que este otro relato, el de la mala relación existente entre el actual presidente del Madrid y su primer capitán, tenga más que ver con el hecho de que Florentino Pérez reconozca en público y en privado que su relación con Sergio Ramos, que es indiscutiblemente el hombre de moda, va más allá de lo estrictamente futbolístico. También se acusa a Florentino de no haber defendido con suficiente energía a Iker... Defenderle, ¿de qué? ¿De quién? ¿De un entrenador que sólo le alinea en Champions y en Copa? ¿De otro que le confió ciegamente la titularidad durante sus dos primeras temporadas y dejó de hacerlo tras una lesión?...

Mi amigo Carlos Carpio publicaba ayer en Marca que Iker se quedará en el Real Madrid. Yo no albergaba ninguna duda al respecto y así lo dejé dicho tanto aquí como en la tele. Se habla incluso de prolongar su contrato. En la última reunión que mantuvieron presidente y jugador, Casillas dijo que él se quería quedar y Florentino insistió en que no le iba a dejar marchar, y menos aún tras la consecución de la Décima. Fenomenal. En la reunión, según Carpio, no se habló por supuesto de la titularidad puesto que de ese tema únicamente puede hablar Ancelotti, que estaba ausente. Iker se quiere quedar, el Real Madrid nunca ha tenido la intención de dejarle marchar... pero Villiam Vecchi sigue pensando que Diego López es mejor que Iker tanto en el juego por alto como con los pies. Para el Real Madrid sería insoportable otro añito más como los dos últimos: si juega Iker, de acuerdo; si lo hace Diego, fenomenal. Pero la decisión ha de ser siempre del entrenador, siempre. ¿Punto final? Ojalá.

A continuación