El penúltimo raulista vivo

Homenaje de Hacienda a Messi

Si a Javier Tebas hay que explicarle a estas alturas de la película por qué la idea de homenajear a Leo Messi en el estadio Santiago Bernabéu (o la de rendirle por ejemplo un emocionadísimo y sentidísimo homenaje a Cristiano Ronaldo en el Camp Nou por el pasado Balón de Oro, el de 2013, o por el futuro, el de 2014) no se encuentra precisamente clasificada ahora mismo entre las cien mil mejores de la historia es que no puede seguir ni un minuto más al frente de la Liga de Fútbol Profesional. Yo prefiero pensar que su "¿y por qué no?" en respuesta a la gallega a la pregunta de un colega de la prensa sobre si habría que felicitar a Leo por batir el registro histórico de goles del gran Telmo Zarra y si esa felicitación, si coincide, podría llevarse a cabo en el campo madridista no se debió a la ignorancia sino que fue un regate en seco, como aquellos del Buitre.

A Messi tienen que homenajearle como corresponde y es de ley en su propio campo, en su estadio, entre su gente. A Messi deberían homenajearle su club, el Barcelona, o en cualquiera de los casos, y afinando mucho, Cristobal Montoro en representación del Ministerio de Hacienda, que somos todos, tras haberse convertido el chico (bien es cierto que a la fuerza, a rastras y a empellones y tras ser pillado in fraganti con el carrito del helado de dulce de leche) en el primer contribuyente del Reino de España después de haber pagado 53 millones de euros. Pero... ¿homenaje en el estadio Santiago Bernabéu? ¿Antes de un Real Madrid-Barcelona? ¿Después? ¿Durante? ¿Con el campo lleno hasta la bandera?... Como cantaría el capitán Quint, "ya me marcho de aquí, vieja dama española, me voy para nunca volveeeeer"...

Tebas, que ayer estaba saleroso, dijo una tontuna, la del homenaje a Messi en el campo del Real Madrid, y una señora obviedad, la de que si Cataluña se independizase de España, que en ello están, ni Barça ni Espanyol podrían jugar la Liga de nuestro país, que ya habría dejado de ser el suyo. ¡Como si a Loan Laporta o a Sandro Rosell, que han sido los principales promotores del club culé como plataforma independentista, fuera a importarles eso ni medio comino!... Les están repitiendo por activa y por pasiva que separarse de España supondría la ruina económica y quedarse al instante fuera de Europa, ¿cómo narices va a importarles no jugar nuestra Liga?... Seguro que Artur Mas ya tiene un plan B o C también para eso y estará buscando rápido acomodo en la Liga de Wirtland.

A continuación