El penúltimo raulista vivo

Hasta que Pepe la vuelva a liar

La otra noche debí explicarme francamenta mal en Futboleros; por supuesto que no estaba pidiendo que se quitara Casillas para que se pusiera Pepe sino que deduzco, con lo complicado que resulta interpretar a un sector tan amplio y heterogéneo, que al madridismo le pondría a cien que el defensa central fuera uno de los capitanes del equipo; eso, y no que Iker dejara de ser capitán, era lo que yo quería decir realmente y no lo que pareció que decía. Y, ahora que sabemos la sanción a Contador y que conocemos que éste va a seguir compitiendo y muy probablemente no acuda a la justicia ordinaria para vengar tamaña afrenta, sí puedo referirme a la noticia adelantada hace poco más de 30 horas por Enrique Marqués y que no es otra que la decisión del Real Madrid de seguir contando la próxima temporada con Képler Laveran Lima Ferreira "si no la vuelve a liar".

Quiero, en primer lugar, felicitar al Real Madrid por no dejarse chantajear y por adoptar sus propias decisiones independientemente de lo que diga, tanto a favor como en contra, la "opinión publicada"; seguro que habrá por ahí argumentos sólidos y bien hilados en contra de la continuidad de Pepe, pero observo otros de auténtico parvulario. Felicito, pues, al Real Madrid por no dejarse manipular, aunque creo que es conveniente que Mourinho hable con el jugador para que no se vuelvan a repetir escenas como las de Casquero. Quienes hoy ajustan la soga al cuello de Pepe, que son aproximadamente los mismos que pretenden crucificar a Mourinho antes de que le dé tiempo a ganar una Liga o una Champions y también los mismos que atosigan a Cristiano para ver si entra en una profunda e irrecuperable depresión, rieron las gracias de Vinnie Jones, Nobby Stiles, Stuart Pearce o el mismísimo Andoni Goicoetxea. Las lecciones de ética y de moralidad, por lo tanto, a darlas a la Universidad.

La cacería tiene indudablemente como principales objetivos al gran elefante blanco por un lado, que no es otro que Florentino Pérez, y al león africano por el otro, que es indudablemente José Mourinho; pero si, por casualidad, se pone a tiro un rinoceronte o un búfalo tampoco es cuestión de ponerle pegas: el búfalo es Pepe. Me gusta que el Real Madrid confíe en que el jugador no va a perder otra vez los estribos y me disgusta que filtre lo de "si no la vuelve a liar", más que nada porque ahora se hará todo lo posible para que acabe liándola y a F.P. y a J.M. no les quede otra que renunciar a tener en sus filas probablemente a uno de los cinco mejores defensas centrales del mundo. No me preocupa que a Pepe le llamen "asesino" por los campos de España (llevan 50 años insultando gravemente a todos los jugadores merengues, tanto los que se metían en líos como los que no) sino que le busquen las cosquillas. El Real Madrid ha cedido en parte a la presión, y eso no me gusta tanto porque este club no es una ONG, no va por ahí impartiendo lecciones de vida y está, como el resto de participantes en la Liga, sujeto al reglamento de la Federación Española. Los juicios paralelos son otra cosa.

A continuación