El penúltimo raulista vivo

Grande y el pollino cojo de la cantera

Uno de los capítulos principales del argumentario antimadridista (y, ahora, antimourinhista) es el de que la cantera merengue no tiene el protagonismo que merece... a diferencia de la culé que sí lo tiene. Es, por supuesto, falso. Los canteranos del Real Madrid tienen minutos en el primer equipo y gozan de la confianza de sus técnicos cuando atesoran la calidad mínima exigible para jugar en uno de los clubes deportivos con mayor nivel de exigencia del mundo. Lo que ningún entrenador del Real Madrid va a hacer es alinear a canteranos por el simple hecho de serlo e independientemente de que tengan categoría para dar el salto o carezcan de ella. Si la cantera del Madrid nutre a otros equipos de jugadores y no lo hace con el suyo propio es simple y llanamente porque no hay ningún equipo al que se le exijan todos los años Liga y Champions porque lo contrario constituye un rotundo y sonoro fracaso.

Por Mundo Deportivo me entero de que Toni Grande dijo ayer en una charla o en un pregón que "a los canteranos del Madrid les falta confianza y un empujón". Estas declaraciones han sido utilizadas, como no podía ser menos, por la prensa periobarcelonista para poner de nuevo en entredicho el trabajo de Mourinho. El caso es que José Antonio Grande Cereijo no es un cualquiera, no: estuvo de 1963 a 1967 en las categorías inferiores del Real Madrid, luego fue cedido un año al Rayo y más tarde permaneció cinco temporadas en el primer equipo blanco; fue segundo entrenador madridista con Del Bosque y ahora es la mano derecha del seleccionador nacional. En definitiva: que Grande deslice que su equipo de toda la vida no confía en la cantera es un misil lanzado contra la línea de flotación del Real Madrid, una bicoca que el antimadridismo no va a dejar escapar así como así.

Que Grande hable así debería querer decir que cuando él estuvo como segundo entrenador madridista sí se confió en los chavales y se les dio un empujoncito. Ahí va la lista de canteranos que debutaron con Del Bosque entre 1999 y 2003: Aganzo, Rubén, Valdo, Raúl Bravo, Portillo, Fernando, Miñambres, Zárate, Borja, Meca, Dorado, Carlos Sánchez, Aranda, Corrales, Olalla, Álex Pérez y Luis García. El dato es aún más estremecedor si contabilizamos los minutos de los que gozaron estos chicos y llegamos a la conclusión de que fue Bravo (14 partidos y 1.133 minutos) quien más jugó de todos ellos. El empujoncito y la confianza se la dieron Del Bosque y Grande a Casillas, Roberto Carlos, Raúl, Redondo, Ronaldo, Figo, Zidane... ¿No confiaron Del Bosque y Grande en la cantera porque fueran tontos?... Al contrario: Del Bosque y Grande no confiaron en la cantera porque son muy listos y probablemente no surgiera de la misma un jugador capaz de discutirle el puesto a uno de los futbolistas anteriormente citados; por eso y porque Del Bosque y Grande querían... ganar. No hay más preguntas señoría.

A continuación