El penúltimo raulista vivo

Gangnam Style

Antes de meterme de lleno en el contenido de la entrevista que Mourinho ha concedido a Tuttosport quiero resaltar un par de cosas. El técnico del Real Madrid ha hablado con los colegas del periódico deportivo italiano en Dubai; Mourinho se ha ido hasta allí para recoger el premio Globe Soccer al mejor entrenador del mundo de 2012, de forma que la primera conclusión está clara: hasta en los Emiratos Árabes Unidos han reconocido algo elemental pero que la Liga de Fútbol Profesional española decidió pasar por alto, y es que no se logran todos los días 100 puntos y 121 goles. El otro aspecto que quería destacar es el tono general de la entrevista: el periodista pregunta amablemente de fútbol y Mourinho responde cortésmente de fútbol. Si aquí no sucede lo mismo será probablemente porque a lo largo de estos dos años y medio Mourinho se ha equivocado alguna vez... y porque también nos hemos equivocado en alguna ocasión los periodistas: la reflexión es una carretera de dos direcciones.

Ha sorprendido mucho que Mourinho afirme con tal rotundidad que él va a seguir en el Real Madrid, pero a mí personalmente no me cabía ninguna duda de que iba a ser así. Ya conté aquí que mi impresión tras la comida de Navidad que el Real Madrid ofreció a la prensa fue que el club apoyaba sin fisuras al entrenador y que dicho respaldo no tenía nada que ver con la situación puntual del equipo en este o aquel campeonato. No había que hacer nada ni decir nada ni emitir ningún comunicado o desmentir ninguna información para que Mourinho siguiese puesto que tiene un contrato firmado hasta el año 2016; tampoco veo al Real Madrid obligando a Mourinho a continuar si él no quiere, pero de lo dicho por el propio protagonista en Dubai se desprende que quiere y mucho, quiere más que nunca, está encantado de querer.

Está visto que a Mourinho le regenera la tensión. Es otro atributo más a tener en cuenta puesto que el banquillo madridista (30 cambios de entrenador en 30 años) requiere un cuajo especial. Estaban los antimourinhistas, con el Grupo PRISA a la cabeza, celebrando al ritmo del Gangnam Style el adiós anticipado de su bicha deportiva cuando al portugués no se le ha ocurrido otra cosa que colarse en su fiesta para decir que él sigue y que es "demasiado viejo para renunciar". No hay nada nuevo bajo el sol en cuanto al retorcimiento y tergiversación de las palabras de Mourinho aunque, por una vez y sin que sirva de precedente, pido un poco de comprensión para los organizadores: habían contratado al mismísimo Park Jae-sang y cuando Relaño andaba cantando justamente eso de Soy un chico, un chico que es cálido como tú durante el día, un chico que se toma de un trago su café antes de que se enfríe, un chico cuyo corazón explota cuando llega la noche, Mourinho ha parado la orgía de golpe y porrazo. No creo que le perdonen jamás el gatillazo musical, de forma que prepárense para nuevos y divertidos capítulos del enfrentamiento mortal entre el portugués y Casillas... Op- op -op -op -Oppa es Gangnam Style...

A continuación