El penúltimo raulista vivo

Fórmula Catch

Acabáramos. Ahora resulta que Anthony, padre de Lewis, también anda a la gresca con José Luis, padre de Fernando. Daddy Hamilton acusa a papá Alonso de haberle retirado hasta en tres ocasiones diferentes el saludo. La guerra entre los dos pilotos de McLaren va in crescendo poco a poco, llegando a traspasar al ámbito familiar, de forma que no me extrañaría nada que en Shanghai o en Interlagos estallara definitivamente la marabunta entre los primos hermanos, yernos, cuñados o futuros suegros llegados desde todos los confines de España e Inglaterra. Sólo falta por ver que los alcaldes de Oviedo y de Tewin se reten a duelo o que las ciudades se declaren la guerra, y entonces ahí sí, ahí quien más chifle, capaor.

Más que Fórmula Uno esto parece el pressing catch que transmite Héctor del Mar: ¡hubo mal de ojos entre El Enterrador y Rick "Modelitos" Martel! Sólo hecho de menos a Pablito Terrores y a los hermanos Sacamantecas para que la fiesta sea completa. Seguro que Carlito y el Gran Khali no se tienen tantas ganas como se tienen en este momento Alonso y Hamilton. El grado de violencia está llegando a unos límites tales que el otro día, sin ir más lejos, Bernie Ecclestone soñaba despierto con un choque de trenes entre ambos monoplazas porque eso sería bueno para el espectáculo. Si lo que quiere es espectáculo, pero del bueno, no tiene más que ofrecerle un volante al cavernícola Chabal. Ganar, lo que se dice ganar, no creo que gane ni una sola carrera, pero nos vamos a divertir un rato, eso seguro.

Lewis Hamilton, ya sin careta que le oprima la cara, acaba de decir, ahora que el viento a su favor parece realmente imparable, que prefiere a Alonso tres o cuatro escuderías más allá, y Alonso ha respondido que él correrá sí o sí el año que viene y que no tiene por qué ser fuera de McLaren. El destino natural de Fernando parece estar en Ferrari, pero no creo que entonces acabe tampoco la Fórmula Catch. Es más, pilotando para equipos diferentes, con otros compañeros y nuevos mecánicos, la rivalidad seguirá creciendo. ¿Saben qué pienso yo? Yo pienso que esto sólo pueden solucionarlo las madres de los pilotos. Las madres. Como siempre.

A continuación