El penúltimo raulista vivo

Florentino quiere a Neymar al tres mil por cien

Desde el Paris Saint Germain se insiste en que la visita de Al Khelaifi al Instituto Proyecto Neymar Junior, que es como se llama el complejo educativo que el jugador levantó en el año 2014 para dar escolarización a cerca de 2.400 chavales, estaba previsto desde el mes de noviembre, pero nadie se lo cree. Como tampoco se cree nadie, empezando por el propio director deportivo del PSG, Henrique Antero, que también ha viajado hasta París, que Neymar vaya a seguir la próxima temporada en el equipo francés al dos mil por cien. Hay un precedente: "Neymar seguirá en el Barça al doscientos por cien", aseguraba el pasado 18 de julio Jordi Mestre, que es el vicepresidente deportivo del Barça, y el 2 de agosto, dos semanas después de una afirmación tan contundente, el delantero depositaba la cláusula de rescisión de contrato de 222 millones de euros.

El doscientos por cien era un porcentaje elevadísimo. Para que nos entendamos: si Mestre hubiera dicho que había un cincuenta por ciento de que Neymar siguiera en el Barça, el vicepresidente culé habría querido decir que podía suceder cualquier cosa, que no las tenía todas consigo; si hubiera dicho que había un cien por cien de posibilidades de que siguiera, Mestre estaría queriendo decir que no había en realidad ninguna posibilidad estadística de que se fuera al PSG; pero diciendo que existía un doscientos por cien de que Neymar siguiera en el Barça, Mestre estaba yendo bastante más allá; en mi opinión, diciendo aquello Mestre estaba hipotecando tanto su credibilidad como la del resto de la junta directiva, y como esa credibilidad estaba (y sigue estando) en entredicho, cuando Mestre dijo lo del "doscientos por cien", todos interpretamos que Neymar se iba. O sea, la contundencia de Mestre era la definitiva prueba del algodón de que el chico ficharía por el PSG.

Y ahora Al Khelaifi habla de un dos mil por cien. Un dos mil por cien de posibilidades de que Neymar siga en el PSG es un porcentaje elevadísimo. Es tanto como decir "es más probable que la noche se vuelva día y el Océano Pacífico se seque que Neymar se vaya de aquí". Y sin embargo, como en el caso de Mestre, nadie cree a Al Khelaifi Y, ¿por qué?... Pues muy sencillo: porque en su porcentaje hay un factor de inestabilidad que ni él ni todo su dinero son capaces de controlar, y no es un factor en absoluto menor puesto que se trata ni más ni menos que del protagonista de la historia, de su actor principal, del propio jugador. Neymar es tan impredecible dentro del campo como fuera de él, así que nadie, ni siquiera Al Khelaifi, puede asegurar que mañana vaya a seguir en París. Ojo, mañana. El padre del futbolista no entiende de porcentajes.

Desde el punto de vista del Madrid la pregunta es la siguiente: ¿Sería bueno el fichaje de Neymar? Y mi respuesta es: "El mejor". Cuando digo que el fichaje de Neymar sería el mejor para el futuro Real Madrid en seguida se apela a la complejidad económica de su contratación, pero es que los mejores jugadores del mundo no salen gratis, ni saldría gratis tampoco por supuesto uno de los tres futbolistas del planeta. El fichaje sería bueno porque el Real Madrid contrataría a un futbolista desequilibrante y con opciones reales de pelearle el primer puesto mundial al duopolio formado por Cristiano y Messi; también porque el Real Madrid, que ya tiene a uno de los tres mejores jugadores del mundo, pasaría a tener dos; sería bueno porque su contratación supondría el golpe encima de la mesa que Florentino Pérez no se atrevió o no pudo a dar en su día con Mbappé y sería bueno porque... sería malo para el Barça.

Las dificultades son extremas porque el fichaje lo es, es un fichaje extremo. Si, como aseguraban el otro día, en el PSG estarían dispuestoa a pedirle al Real Madrid 400 millones de euros por el jugador es probable que no haya nada que hacer... salvo que la voluntad de Neymar sea la de salir. Porque, como dice tan acertadamente Enrique Cerezo, el jugador juega donde quiere jugar salvo, por supuesto, que llegues a un pacto de caballeros con el otro equipo y Falcao o Agüero no puedan vestir de blanco. Pero no es el caso de Neymar. Messi no juega en el Barça porque tenga una cláusula de 700 millones, Messi juega en el Barça porque quiere hacerlo. Si Neymar quiere jugar la próxima temporada en el Madrid, lo hará... salvo que no quiera el Real Madrid. Y me parece que hay un tres mil por cien de posibilidades de que Florentino Pérez le quiera de blanco.

A continuación