El penúltimo raulista vivo

Florentino llamó a Aznar, que llamó a Gallardón, que llamó a la UEFA

Curioso. El diario sensacionalista Sport salía ayer contando en su portada un "Confidencial". El "Confidencial" no consistía en otra cosa que en decir que los jugadores y el cuerpo técnico del Barcelona preferían que les tocase el Bayern en semifinales de la Champions. Hasta ahí todo correcto. La primera bolita que sacó Riedle fue la del Barça y, tal y como apuntaba en su edición del viernes el periódico culé que preferían en su vestuario que sucediera, la segunda fue la del Bayern. Uno supondría una reacción de cierta satisfacción, de gran jolgorio, de tranquilidad en suma... Pues no. Al poco de conocerse el emparejamiento por el que soñaban los futbolistas culés salió uno de los redactores jefe del citado periódico diciendo la siguiente majadería: "Lo que demuestra el sorteo es que Florentino Pérez manda mucho y Bartomeu muy poco".

De ser eso cierto, de ser verdad esta teoría conspiranoica, pueblerina y un tanto enfermiza según la cual el presidente del Real Madrid tiene tanto poder como para manipular él solito un sorteo de semifinales de la Copa de Europa para que así al Barça le toque jugar contra el Bayern, y de ser verdad también el apasionante "Confidencial" (un auténtico scoop informativo que nos dejó ayer embobados a todos) que aparecía en la portada del periódico para el que trabaja este periobarcelonista, Luis Enrique y los jugadores culés, desde el primero hasta el último, tendrían que estarles eternamente agradecidos a Florentino Pérez por haber cumplido con sus deseos de medirse contra el equipo alemán y deberían estar también muy molestos con su presidente por ser tan inútil como para no tener el suficiente poder para cambiar un sorteo y que tenga que venir el mandamás del Real Madrid a solucionarle la papeleta.

Esta es la versión Champions del "Florentino llamó a Aznar, que llamó a Gallardón, que llamó al fiscal" con la que el periodismo deportivo catalán trató hasta el último momento de encubrir un presunto fraude. Hoy, en Mundo Deportivo, la doctora Mónica Planas escribe sobre timos: fue a hablar de barcos la capitana del Titanic; yo, que soy incansable, sigo esperando su columna de opinión sobre aquel periodista que dijo que Florentino había torcido la voluntad del fiscal del caso Neymar utilizando para ello la influencia de un ex presidente del Gobierno de España y del ministro de Justicia. Y, ya que estamos y puesto que soy un hombre caracterizado fundamentalmente por su infinita generosidad, le regalo dos ideas por el precio de una: que le dé un palito a uno de sus jefes, Francesc Aguilar, maestro de periodistas, que sugirió que algún Balón de Oro había cambiado de manos debido también a la intervención del presidente del Real Madrid. Ahí sí que tienes telita para cortar, Planas... ¡Lánzate al ruedo, mujer, lánzate al ruedo!...

A continuación