El penúltimo raulista vivo

Fichar o no fichar, he ahí la cuestión

Si la negativa a fichar un goleador, un "9" que trate de marcar al menos la mitad de los goles que ha estado marcando año tras año Cristiano desde 2009, es fruto de una reflexión seria y profesional, una derrota en la Supercopa de Europa, y en un partido además que el Real Madrid tenía ganado a falta de 10 minutos para el final, no puede ser excusa para mover ni un ápice esa opinión. Si en el club piensan verdaderamente que, a sabiendas de que el Real está presionado por el adiós de CR7, por Icardi, Rodrigo o Werner, tres futbolistas sobre los que albergo muchas dudas, van a pedirle al Madrid un dinero que no está justificado y ninguno de ellos tres van a mejorar la plantilla, el club no debe mover ficha porque Diego Costa marcara en Tallin el empate a 2 cuando el equipo de Lopetegui tenía controlado el partido.

Insisto: una derrota en una final europea después de 18 años seguidos ganándolas todas y cada una de ellas no debe provocar un cambio de idea si dicha idea es sólida y no se ha llegado a esa conclusión como fruto de la improvisación. Si ahora se pagan 100 por Rodrigo o 130 por Icardi se transmitirá la sensación de que el Madrid realiza ese movimiento más por el qué dirán que por una necesidad real. Cosa bien distinta sería que el entrenador del equipo estuviera reclamándole a Florentino Pérez la incorporación de otro delantero porque creyera que la plantilla se le queda corta; si esa hipotética petición de Lopetegui es anterior a la derrota ante el Atlético, bien; de lo contrario sonaría a movimiento de cara al exterior. El periodismo, tan dado a hacer quinielas, coloca al Madrid por detrás de Barça y Atleti (y no precisamente por este orden) a la hora de repatir favoritismos para la Liga, pero es el mismo periodismo que dijo que el Real ganaría el campeonato de calle la temporada anterior: tampoco debe hacer cambiar de línea al club la opinión publicada porque ésta falla más que una escopeta de feria.

Sí es cierto que la impresión generalizada era la de que, habiéndole abierto de par en par las puertas al máximo goleador histórico del club, en el Real Madrid tenían un plan oculto gigantesco, un as en la manga, un comodín a la altura de Neymar. En Marca, José Félix Díaz dice que, a falta de dos semanas para que se cierre el mercado, ese plan no es aún descartable del todo pero cada vez parece más improbable. Y es verdad que da la sensación de que Barça y Atleti se han reforzado mucho y bien mientras que el Real ha vendido... y no ha fichado. Puede que el gol que se reclama lo tengan Asensio o Vinicius pero todos sabíamos que, con o sin bombazo en forma de fichaje, esta temporada iba a ser (va a ser) terrible porque cualquier tropezón será inmediatamete conectado con la marcha de Cristiano, con cuyo concurso, por cierto, se ganaron muchas Champions... pero pocas Ligas, en concreto sólo 2.

A continuación