El penúltimo raulista vivo

Fichajes: teoría y práctica del Real Madrid

Es curioso pero todo el mundo quiere dar consejos sobre cómo se debe fichar al vigente campeón europeo y mundial, el club que lleva conquistadas tres Champions consecutivas y que ha ganado cuatro Copas de Europa en cinco años. Aún recuerdo cuando se decía que la marcha de Morata iba a acabar en desastre para el Real Madrid, ¡qué tiempos aquellos!... Transcurridos un año y dos días desde que Alvarito se fuera el Chelsea, ahí están el 9 de España pero sin España por un lado y el club blanco por el otro para dar testimonio de que la cosa no daba para tanto ni la tragedia iba a ser tan descomunal como presagiaban los popes. Y ahora que el Madrid se niega a contribuir al circo del fútbol mundial (ahí está Raiola, por ejemplo, pidiéndole al United que venda a Pogba menos de dos años después de que el club inglés lo fichara por 105 millones de euros) y aportar al debate un mínimo de seriedad, todos quieren dar consejos gratis.

El fútbol lo resiste todo, eso está muy claro. También resiste el que aquellos que venían crujiendo a Cristiano desde 2009 y que pretendían prejubilarlo a partir de 2015, lloren ahora su ausencia más incluso que quienes venimos sosteniendo desde que llegó a España que es el mejor futbolista del mundo. Yo lo mantengo ahora, que ya no está: CR7 es el mejor futbolista del mundo, el más completo, un goleador irrepetible y, por lo tanto, insustituible. A Di Stéfano tampoco pudo sustituirle nadie pero ahí siguió el Real Madrid, tratando de sobrevivir sin la participación del hombre que cambió la faz del fútbol mundial. Ahora sucederá lo mismo, aunque vaya a resultar muy divertido ver cómo defienden la candidatura de Cristiano a mejor futbolista de Europa aquellos que argumentaban que era un ex jugador y que ya no se iba de nadie.

La teoría del club es muy sencillita: no se va a pagar por Rodrigo, que vendría para ser suplente de Benzema, más de cuatro veces lo que se pagó por Kroos, 12 veces lo que costó Varane o 34 veces lo que se pagó en su día por Asensio. Llevar a la práctica esa teoría, eso sí, resulta más arriesgado puesto que si el Real Madrid no tira la casa por la ventana por cualquiera y después no entra la pelotita... ya estará montado el jaleo. En el Madrid piensan que, tal y como está el mercado, sólo se pueden volver locos por Neymar o por Mbappé, y tampoco quieren traer por 35 ó 40 millones a un futbolista de medio pelo que venga para justificar... ¿exactamente el qué? ¿Que el Real Madrid sea tantas veces campeón de Europa? La teoría, insisto, será aplaudida e incluso estudiada en Harvard si el equipo de Lopetegui juega bien y gana, pero si falla la práctica... a Florentino Pérez le espera un año horrible. Otro año horrible, en realidad, porque para este o para cualquier otro presidente madridista todos lo son.

A continuación