El penúltimo raulista vivo

Valors, Alba, valors...

A Jordi Alba habría que decirle lo que el matón Ladrillo le decía a su guardaespaldas en la grandiosa Snatch. Cerdos y diamantes: "Pensar te va a traer problemas". Sí porque hasta para arrancarle la cabeza a un periodista uno tiene que tener un plan. Se ve que Alba salió de la ducha sin una táctica clara (pero con un 9 falso) y amenazó a un periodista cuando en realidad a quien quería asustar era a otro. Todo muy naíf como puede apreciarse. Según cuentan Alba no sólo no rectificó en el avión de regreso a España sino que insistió en sus amenazas. ¡Y todo por un inofensivo tuit!... El show de Alba, que al parecer contó con el apoyo de Busquets, el jugador al que habría querido parecerse nuestro seleccionador, es la lamentable guinda de un pastel que convendría que olvidáramos todos cuanto antes.

Supongo que Alba no regresará jamás a una convocatoria de la selección, ¿no?... Todo el mundo sabe que a Del Bosque siempre le han preocupado especialmente las pequeñas cosas, los pequeños detalles. Para seguir a Arbeloa, por poner otro ejemplo que me viene así, de repente, a la cabeza, el seleccionador nacional debió emplear a un batallón de ojeadores: las veinticuatro horas del día pendientes de que el comportamiento de Álvaro fuera ejemplar tanto dentro como fuera del terreno de juego. En ese afán falsamente moralista no tuvo nada que ver, por supuesto, el hecho de que al defensa del Madrid le hubieran hecho la cruz los jugadores del Barça. Me pregunto que habría dicho Del Bosque de Arbeloa si éste hubiera amenazado con arrancarle la cabeza a un periodista.

El matonismo de Alba le robó todo el protagonismo al cambio de Villa, goleador ante Australia y sustituido antes de tiempo pese a que todo el mundo en la Unión Europea (pero en la actual de 28 miembros, no en la CEE de 6 surgida a raíz del Tratado de Roma) sabía perfectamente que el de ayer era su último partido con la selección. Todo el mundo salvo, por supuesto, Del Bosque y su equipo de ayudantes, que aunque parezca inverosímil los tiene. La concentración ha acabado como la de La Martona del 78 con la diferencia de que aquella duró un mes y medio y los jugadores tenían que dormir con el chándal puesto del frío que hacía mientras que esta ha durado quince días y el problema (del que tampoco habrá tenido noticias Vicente) es que era una auténtica nevera cuando luego resulta que España ha tenido que jugar sus partidos a 30º. No pasa nada, tenemos a Araconada. Ayer se ganó a Australia. Si el entrenador convence a Piqué para que se quite el sombrero de cowboy igual tenemos selección: Del Bosque-2026.

A continuación