El penúltimo raulista vivo

Falcao, ¿blanco y radiante en 2013?

Salvo sorpresón monumental, de esos que ya no se dan ni siquiera en el fútbol, 2013 será el año en el que Radamel Falcao abandone el Atlético de Madrid. Con motivo del recibimiento del Globbe Soccer al mejor equipo de 2012, Miguel Angel Gil dijo algo interesante: que el colombiano se había ganado con su actuación en el club colchonero su derecho a decidir. Inmediatamente pensé en el Kun Agüero, aquel argentino pequeñito que ponía en pie con sus jugadas al público del estadio Vicente Calderón y que "ni en pedo" ficharía nunca por el Real Madrid. Sergio también se ganó, creo yo, su derecho a decidir, lo que ocurre es que lo que decidió, que era cruzar a la acera de enfrente, no satisfizo a Gil y Cerezo que le pusieron todas las trabas escritas y no escritas para impedir su fuga al eterno rival.

Y así fue: Agüero, que definitivamente se había ganado su derecho a decidir dónde quería jugar, acabó en el City porque Florentino Pérez no quiso ir a la guerra santa por el argentino. No sé si cuando el consejero delegado rojiblanco dice que al final de temporada ayudarán a Falcao a decidir está queriendo decir que le ayudarán a decidir... lo que quiera el Atlético de Madrid. Por lo expresado públicamente por su padre, que de algo conocerá los gustos del chico, está más claro que el agua que el deseo del goleador atlético es acabar marcando para el Real Madrid. No es en absoluto un caso comparable al de Hugo Sánchez porque Radamel sí quería vestir de blanco desde pequeñito. Gil añade que el chico está feliz en la Liga española, en Madrid y en el Atleti. Veremos...

Claro que en la operación falta el empujoncito o empujonzazo que, servilletas al margen, quiera o no darle al caso Florentino Pérez. A Agüero le exigieron que dijera que su deseo era recalar en el Real Madrid pero el argentino, que sin embargo dejó el camino sembrado de miguitas de pan a lo Pulgarcito, se resistió a ello. Con Falcao no hace falta porque ya lo ha expresado vía paterna. Con su habitual gracejo, Tomás Guasch dice eso de que "Falcao y su padre han nacido para jugar en el Madrid". Pero si Gil miente, cuestión ésta que no parece inverosímil, y en el fondo no está tan convencido de ayudar a Falcao a decidir su futuro, yo creo que el Real Madrid está en la obligación moral de dar dos pasos al frente por el colombiano: Cristiano, Falcao, Benzema o Higuaín... ¿Alguien se lo imagina?...

A continuación