El penúltimo raulista vivo

Extraño regreso al futuro de Pedja Mijatovic

Es curioso porque, tan sólo veinticuatro horas antes de que se celebraran las elecciones a la presidencia del Real Madrid del pasado 2 de julio, Lorenzo Sanz, uno de los cinco candidatos, anunció que había llegado a un acuerdo con el Olympique de Marsella para contratar al jugador francés Franck Ribéry, la auténtica sensación del Mundial de Alemania. Cuando los periodistas preguntábamos a los otros candidatos sobre los fichajes anunciados por Ramón Calderón, todos ellos, pero de forma muy especial el ex presidente Sanz, afirmaban contundentemente que era imposible que vinieran al equipo. Lorenzo tenía, y mantiene aún, muchos contactos internacionales de su etapa de presidente, y debe ser que cuando preguntaba por Kaká se encendían todos los pilotitos rojos. Decía al principio que es curioso, pero no añadía por qué lo es. Es curioso que Sanz anunciara un acuerdo con el Olympique el 1 de julio de 2006 y ahora, en enero de 2007, cuando ya ha pasado medio año, a Pedja Mijatovic se le ocurra que lo mejor para el Real Madrid es fichar a Ribéry.

Sanz, que fue de todos los candidatos el más modesto a la hora de anunciar grandes incorporaciones, dijo tener también atados a Emerson, Michael Carrick, Khalid Boulahrouz, Gianluca Zambrotta y... ¡Fernando Gago! Sí, sí, ese Gago, el mismo Gago que ahora acaba de comprarle Calderón a Boca Juniors por veinte millones de euros, un precio tirado según Diego Maradona, enemigo mortal, todo sea dicho de paso, del presidente Mauricio Macri. Yo creo que Sanz estaba tan seguro de que no vendría Kaká como de que él no tenía la más mínima posibilidad de ganar las elecciones, pero me gustará preguntarle algún día si él iba a pagar más o menos de esos veinte millones de euros por el jovencísimo medio centro argentino. Será interesante saberlo.

Emerson también vino al Madrid, mientras que Zambrotta ya es imposible que lo haga puesto que fichó por el Barcelona, pero en el futuro habría que estar atento a las incorporaciones que cierre Mijatovic que, si no me equivoco, serán Carrick y Boulahrouz. El primero dejó el Tottehman para irse al Manchester, mientras que el "animal" llegó al Chelsea procedente del Hamburgo; ambos cambiaron de equipo, por cierto, un mes después de que concluyeran las elecciones del Madrid. Tras las incorporaciones del inglés y el holandés, que ahora serán notablemente más caras, Mijatovic cesará a Capello, tras la correspondiente indemnización, y le ofrecerá el puesto de entrenador a Vicente del Bosque. Por último, dimitirá él mismo tras pedirle por favor a Monchi que se haga cargo de la dirección deportiva madridista, cuestión ésta que será rápidamente interpretada por Del Nido como una declaración de guerra en toda regla. Tiene poco tiempo Pedja para dejarlo todo atado y bien atado, en concreto veinticuatro días, porque el 29 de enero se celebrará el tristemente famoso juicio sobre el voto por correo, y entonces probablemente salte de ahí incluso el propio Calderón. Lo de que Sanz acepte la presidencia sólo por tres semanas lo tiene sin duda más complicado el montenegrino. Si lo logra habrá calcado, por fin, el proyecto deportivo de Lorenzo, regresando así al futuro.

A continuación