El penúltimo raulista vivo

Estaría más tranquilo con los de Palacagüina de jueces de línea

Interpreto que cuando Casillas dice que Luis puede opinar de lo que quiera de la selección porque se lo ha ganado, el extraordinario portero está diciendo que, puesto que Aragonés dirigió a España durante la pasada Eurocopa y al final acabamos ganándola, eso le ha convertido en una especie de oráculo de Olimpia del fútbol nacional. Es cierto que Luis es el único seleccionador español vivo que ha ganado una Eurocopa, así que me surge una pregunta: ¿quiere decir Iker que el resto de seleccionadores españoles no se han ganado el derecho a opinar porque no ganaron ningún título? ¿No se han ganado el derecho a opinar acerca del juego de España los señores Miera, Suárez, Santamaría, Camacho, Sáez, etcétera, etcétera, etcétera?... Y, puesto que lo que ganó Luis fue una Eurocopa pero en el Mundial de Alemania se pegó el batacazo, no deberían ceñirse entonces sus críticas a lo que suceda dentro de las fronteras de la Unión?

Me parece que todo el mundo puede opinar sobre la selección y que los entrenadores profesionales, y más aún aquellos que han ocupado el puesto que ahora ocupa Del Bosque, lo harán con más criterio que la mayoría, pero el revuelo originado por las declaraciones de Luis a Al Jazeera no ha sido por el contenido, más allá de que servidor crea que estaba protagonizado por un evidente ánimo de revancha contra la federación y el propio seleccionador, sino por su oportunidad o, por mejor decir, su inoportunidad. Aragonés, que tiene el culo "pelao" como a él mismo le gusta repetir cada vez que puede, conocía de antemano perfectamente el efecto pernicioso que iban a producir sus declaraciones, y aún así tiró para adelante. Mal, muy mal, por Luis. Comprendo a Casillas: el periodista pregunta y él responde lo que tiene que responder, pero no me extrañaría que los jugadores que conquistaron la Euro-2008 se hubieran sentido traicionados por su ex seleccionador. Por mi parte, punto final a este tema.

Por otra parte, la FIFA nos ha premiado con el árbitro guatemalteco Carlos Batres para el partido de mañana contra Paraguay. Chilavert, a quien tuve el placer de conocer durante el Mundial de 2006, acaba de decir que Batres es el peor árbitro de la historia de Guatemala. Uno esperaría de la FIFA que designara a sus siete mejores colegiados para los cuartos de final, semifinales y final de una competición tan importante como un Mundial, pero parece que Blatter está pasando de avestruz a cangrejo muy rápidamente. Si a eso le añadimos que parece ser que el tal Batres tiene cuentas pendientes con Paraguay, sólo nos cabe rezar todo lo que sepamos. Estaría más bastante más tranquilo si fuera a arbitrarnos Carlos Mejía Godoy con los de Palacagüina en las bandas, pero bueno, qué se le va a hacer. Esperemos que al final no tengamos que cantar aquello de "Clodomiro, Clodomiro, ¿para dónde vas tan serio?... Voy a ver un partidito allá por el cementerio".

A continuación