El penúltimo raulista vivo

España ya ha ganado a Italia

Por evidentes motivos de espacio no he podido titular con la frase completa que, a propósito del decisivo cruce de cuartos de final del próximo domingo, me contaba esta misma mañana tomando un café mi buen amigo Lartaun de Azumendi: "España ya ha ganado a Italia, ahora sólo falta que ocurra". Reconozco que, escrito así, el titular de "España ya ha ganado a Italia" puede ser malinterpretado o resultar equívoco porque, siendo cierto que nuestra selección ha vencido a la suya en partidos amistosos, no recuerdo, si es que lo hubo, el último partido de fútbol en el que nosotros les dimos a ellos sopas con hondas en un Mundial o una Eurocopa. La frase de Lartaun, pues, quiere dar a entender de una forma jocosa que los españoles, a diferencia de los italianos, ganamos los partidos antes de que estos lleguen, pero que luego suelen ser ellos quienes pasan a la siguiente ronda y nosotros los que hacemos las maletas. Ojalá el domingo no suceda eso.

Italia, que nunca es favorita para nada, ha ganado ya cuatro Mundiales y una Eurocopa, mientras que nosotros, que siempre somos favoritos para todo, llevamos sin comernos una rosca desde el Año de Nuestro Señor de 1964. Suele ser en los Mundiales cuando los jugadores italianos notan de verdad el aliento de los tifosi, ahí sí que necesitan demostrar que son los más competitivos. Incluso me atrevería a decir que son un poco coquetos y que, lejos de molestarles que digan que no juegan un pimiento, se enorgullecen de haber inventando eso que José Antonio Camacho llamó una vez "el otro fútbol". Tengo la impresión de que los jugadores italianos se toman las Eurocopas como ese torneo que hay entre Mundial y Mundial, lo que no quiere decir en absoluto que hayan ido hasta Austria de vacaciones. Son unos supervivientes natos, más incluso que los argentinos, mucho más que los alemanes. Han patentado un sistema que les permite estar siempre, incluso cuando nadie les espera.

Puede que España sea superior técnicamente jugando al fútbol, pero Italia es mejor que España jugando al "otro fútbol". Torres y Villa son dos delanteros extraordinarios... con espacio por delante, el problema con el que nos vamos a encontrar seguramente el domingo es que Italia no nos regalará el espacio sino que lo tendremos que trabajar, y ahí estará definitivamente el partido. Luis Aragonés se molestó un poco con Schuster cuando dijo en El Tirachinas que ahora empezaba de verdad la Eurocopa y que España había jugado contra tres equipos del montón. Entiendo que Aragonés se vea en la obligación de dar la cara por sus jugadores, pero Schuster dijo una verdad como un templo: Rusia, Suecia y Grecia, por mucho que los griegos ganaran el campeonato de hace cuatro años, no pintan nada en Europa. Yo habría preferido jugar en cuartos contra Rumanía, que tampoco pinta nada, y luego en semifinales con Turquía, y después en la final ante Croacia, pero se ve que, si queremos ganar el campeonato, deberemos medirnos a Italia, Holanda y Portugal. Y el domingo nos la jugamos contra los que nunca son favoritos para casi nada pero siempre terminan ganándolo casi todo. Ya les hemos vencido, ahora sólo falta que ocurra.  
A continuación