El penúltimo raulista vivo

Entre Schuster y Kroos... yo me quedo con Stielike

En realidad Bernd Schuster no arremetió sólo contra Kroos desde los micrófonos de Onda Cero, también despedazó a Varane y humilló a Carvajal. Pero si de algo sabe Schuster, que dejó de entrenar al máximo nivel hace muchísimo tiempo porque nadie le llama, es precisamente de fútbol, y supongo que está ahí para dar su opinión. Otra cosa bien distinta es que hubiera dicho eso mismo trabajando para el Real Madrid; a Schuster le pasó que, siendo técnico del primer equipo madridista, dijo un 8 de diciembre de 2008 que el partido contra el Barça en el Camp Nou le preocupaba menos que cualquier otro porque allí no era posible ganar y el 9 de diciembre era sustituido en el banquillo por Juande Ramos: por supuestísimo que Bernd Schuster era libre de dar su opinión sincera... como también era libre el Real Madrid de tomar la decisión que creyera más oportuna. Insisto, ni 24 horas duró el alemán en el banquillo después de decir aquello.

A los más jovenes les diré que Bernd Schuster fue un fantástico jugador, uno de esos centrocampistas que hacían girar el fútbol del equipo a su alrededor. En mi modesta opinión, y siendo su compatriota un jugadorazo, nada que ver con Toni Kroos, que es más un metrónomo que un director de orquesta. No se trata de la clase de uno u otro puesto que ambos la tienen para dar y tomar, se trata del papel que desempeñaban sobre el terreno de juego. Lo más parecido a lo que hacía Schuster sobre el campo puede que lo haga ahora Luka Modric, aunque yo creo que Schuster era incluso mejor. Bernd era buenísimo pero sin embargo no fue capaz de ganar una Copa de Europa y de la única final que disputó se largó en taxi a mitad del partido porque el entrenador le había cambiado en el descanso; el "tractor diésel", sin embargo, ya ha ganado cuatro Champions, tres con el Real Madrid y una con el Bayern de Munich. Y cuatro Ligas, tres con el Bayern de Munich y una con el Real Madrid.

Al ataque de Schuster, que era más raro que un perro verde, ha respondido Kroos a través de sus redes sociales con un "¿quién?", fingiendo, o eso espero, desconocimiento sobre su repentino crítico. No creo que sea posible de ningún modo que Kroos no sepa realmente quién es Schuster, aunque vaya usted a saber, hay futbolistas a los que no les gusta el fútbol y Toni podría encontrarse entre ellos. Yo, en la agria polémica entre Schuster y Kroos me quedo con... Uli Stielike; don Santiago Bernabéu le fichó por 50 millones de pesetas y destacó de él su bonhomía, que se había casado hacía siete meses y que pretendía aprender español cuanto antes. Si la discusión va de mandar, el tanque alemán se tiró gobernando sin discusión el centro del campo madridista durante ocho largos años, tiempo más que suficiente como para entrar en colisión con Juanito. De haber dirigido al Real Madrid desde el banquillo, ni uno ni otro, ni Uli ni Juan, habrían dicho jamás en su vida que su equipo no era capaz de ganar en el Camp Nou. Cuestión de (más) carácter, supongo.

A continuación