El penúltimo raulista vivo

¡Enséñanos la pasta, Di María!

Escuchando a Ángel di María diera toda la impresión de que el Real Madrid, que es el club deportivo más rico del mundo, lo vendió al United por unos problemillas de tesorería, para llegar a final de mes y poder pagar las nóminas. Ahora convendría volver a recordar que cuando José Mourinho se fijó en aquel jugador argentino del Benfica, un futbolista desconocido para el gran público y también para el espectador más especializado, como por ejemplo Jorge Valdano, que tampoco sabía quién era Khedira ni que Özil andaba a la gresca con el Werder Bremen, al entrenador portugués se le tachó de loco, de orate, de suicida, y a Florentino Pérez se le acusó de tirar directamente 35 millones de euros, que es lo que costó el Fideo, a la papelera. Pues bien: los 35 millones se convirtieron cuatro años más tarde en 75 y Di María consiguió lo que pretendía yéndose del Real Madrid, que no era otra cosa que cobrar bastante más dinero que aquí.

¿Cuánto cobraba Di María en el Real Madrid?... Entorno a los 3,5 millones de euros. Cuando Ángel subió a por más, Florentino Pérez no le dijo "no" sino que le ofreció incrementar su ficha al futbolista, pero la oferta del United, que ya manejaba entonces el argentino para forzar la negociación, era una auténtica locura: 8 millones de euros netos por temporada. Anoche decía Di María, que aún sangra por la herida de una decisión que tomaron exclusivamente él y su mujer, que él no se fue por dinero, "quise ver si podía renovar y ellos no quisieron". Vuelve a mentir: el 9 de agosto de 2012, y por petición expresa de Mourinho, Ángel Fabián di María Hernández alcanzó un acuerdo con el Real Madrid para ampliar (y mejorar, claro) su contrato hasta la temporada 2017-2018. De hecho, y si el jugador hubiera respetado su propia firma en aquel documento, anoche no habría jugado para el Paris Saint Germain sino para el club blanco, del que sigue asegurando que él no quiso irse jamás.

Como Di María, que pasó a cobrar más del doble en el United, asegura que él no se fue del Real Madrid por dinero, cabe deducir que cuando quiso "ver si podía renovar" quiso hacerlo... cobrando menos, ¿no?... Si el Real Madrid le dijo entonces que no fue por la sencilla razón de que le había mejorado el contrato tan sólo dos años antes y porque, además, nada más hacerlo, resulta que Di María se dedicó a sestear durante un tiempo, hasta el punto que su padrino Mourinho tuvo que darle un toquecito. Pese a todo, y debido a unos problemas estrictamente personales del jugador y también a su insistencia machacona por permanecer en España, el club confió en un futbolista que había perdido protagonismo a pasos agigantados dentro de la plantilla; luego, a rebufo de La Décima, volvió a por más. Ángel di María tiene la sensación de que se fue por la puerta de atrás del Real Madrid pero el culpable de su salida fue él. También se fue por la puerta de atrás del United y algún día terminará yéndose por la puerta de atrás del PSG. Para saber si creció como jugador tras dejar el Bernabéu, para tener claro si su decisión deportiva fue correcta, deberemos hacer balance dentro de cinco o seis años. Lo que se puede asegurar a día de hoy, ahora, en este momento, es que el futbolista Di María es menos importante a nivel mundial y se ha convertido en una especia de saltimbanqui, aunque, a cambio, gana mucho más dinero. Enhorabuena. Muéstranoslo, Ángel, ¡enséñanos la pasta!...

A continuación