El penúltimo raulista vivo

Enredo total

Esto es como "Enredo"; sólo falta el mayordomo negro. Ramón Calderón decidió en marzo que su nuevo entrenador sería el mismo que ya quiso en junio. Pedja Mijatovic le quitó entonces la idea de la cabeza y, aunque a regañadientes, el presidente del Real Madrid trajo a Fabio Capello, un resultadista universalmente conocido, para que le ganara la Liga. La ganó y, ni corto ni perezoso, se largó al Tíbet, dando por hecho que tarde o temprano acabarían por "moverle la alfombra". Estaba tan claro que Schuster vendría al Real Madrid, era algo tan evidente, que incluso Ángel Torres, presidente del Getafe, fue por ahí diciendo que Calderón no le había llamado, que era cornudo y encima apaleado, que si patatín, que si patatán... El domingo, en el concurso de gritos conocido como "El Rondo", a Torres, imagino que por contagio, se le calentó la boca y dijo que el Madrid había dejado colgado a Bernardo y que él pensaba que seguiría otro año más en el Geta.
 
Sujetando el trofeo de la Liga ACB de baloncesto tan brillantemente conquistada en el Palau Blaugrana, Calderón aún tuvo tiempo de asegurar que no se sabría nada por lo menos en los próximos diez o quince días. En el peor de los casos, y si hemos de creer a Calderón, el Real Madrid mantendría esta situación de indefinición, con un entrenador saliente dando vueltas por el Tíbet y otro entrante de vacaciones en los Estados Unidos, hasta el próximo 9 de julio. Capello llegó al Madrid el 3 de julio y ya se advirtió entonces que, con tan poco tiempo por delante para trabajar, el italiano no podría hacer milagros. ¿Será verdad que la directiva del Madrid tendrá el cuajo necesario para no mover ficha hasta el 9 de julio o tendrá esa afirmación tan poca consistencia como la promesa de fichar a Kaká, Cesc y Robben?
 
A Schuster, que habló antes de la final de la Copa del Rey como entrenador in péctore del Madrid y que incluso llegó a bromear con el hecho de que hubiera fotos suyas en el vestuario del equipo local, le han pedido que "libere" su contrato con el Getafe, como si no hubieran tenido tiempo suficiente desde el mes de marzo para liberar, destrabar, licenciar, absolver, largar, abrir, sacar y desoprimir los contratos de Schuster con el Getafe, Miguel Ángel Lotina con la Real, Joaquín Caparrós con el Depor y Miguel Ángel Portugal con el Racing. De repente, cuando medio mundo sabe que el Madrid quiere a Schuster, el otro medio da por hecho que largarán a Capello y Torres, el pobre, se siente cornudo y apaleado, el Real se toma a pecho el "qué dirán" y exige a Schuster que sea libre para negociar. A otro perro con ese hueso.
 
Recapitulemos pues. Capello en el Tíbet, como Tintín, Schuster en Estados Unidos, Calderón pidiendo paciencia hasta el 9 de julio... ¿Y Mijatovic?... Pues Mijatovic podría haberle sugerido al presidente otro nombre, el de Michael Laudrup, quien también sonó para ocupar el banquillo del Getafe. Schuster, actual entrenador del Getafe, estaría esperando una llamada del Real Madrid, y Laudrup, que no entrena a nadie, estaría esperando otra del Getafe para convertirse en sustituto de Schuster o quién sabe si del mismísimo Capello. ¿Y Benson? ¿Dónde estará el mayordomo negro de "Enredo"?... Supongo que esperando a que jubilen a Frank Rijkaard.
A continuación