El penúltimo raulista vivo

Enhorabuena Isaac

En primer lugar quiero mandar desde aquí mis más sinceras felicitaciones a Isaac. Colón se ha gastado muchos millones de euros en una carabela nueva y, justo al ir a botarla, el aparejo se ha venido de repente abajo, la embarcación no ha resistido el embate del ligerísimo viento de poniente y la tripulación ha tenido que ser evacuada rápidamente. Está ahora mismo Cristóbal en La Rábida sin saber qué hacer o para dónde tirar, de forma que aquellos que se hacían los dedos huéspedes soñando con la posibilidad de que La Santa María se hundiera están hoy de enhorabuena: felicidades. Aprovecha el cartucho, Isaac, porque la caza no abunda mucho y al final Cristóbal Colón pasará a todos los libros de historia por descubrir América y tú sólo serás el personaje ficticio de una película de Juan Orduña de los años cincuenta. Ese es el destino de los mediocres.

En segundo lugar quiero decir que, pese a la propaganda antimadridista, el Real Madrid no ha sido prepotente. Sergio Ramos, que es probablemente el jugador al que se refería César Delgado, dijo en un diario deportivo que ellos ganarían por 3-0. ¿Prepotente?... No hace falta echar la vista muy atrás para recordar declaraciones mucho peores. Y, ¿qué quería Delgado, que Ramos dijera que el Madrid iba a caer eliminado?... Parece que se montó una buena en los vestuarios, hasta el punto que hubo de intervenir Gonzalo Higuaín, porque el argentino recriminó a Ramos sus palabras; es como si, al finalizar el partido, con el equipo blanco ya eliminado, Florentino Pérez le hubiera tirado de las orejas a Jean Michel Aulas por dejar entrever veinticuatro horas antes del partido que Platini y el Madrid estaban conchabados y que el delegado de la UEFA, de nacionalidad irlandesa, haría su trabajo. El caso es que Francia estará en el Mundial gracias a la mano de Henry y el Olympique de Lyon tiene alguna posibilidad más que el Madrid de jugar la final del mes de mayo.

Ahora se abrirán mil debates, novecientos noventa de los cuales estarán viciados y serán absolutamente interesados, acerca de a quién hay que poner en el sitio de Manuel Pellegrini y a cuántos jugadores nuevos hay que traer la temporada que viene. Pero el único debate que le interesa en estos momentos al Real Madrid es el de la Liga, competición en la que marcha primero y que, si no se tuercen mucho las cosas, puede ganar. Isaac hará chistes de patio de colegio ("he ido al cine a ver El Rey Lyon") y se mofará de la eliminación. Los "profetas del pasado" (Juan Manuel Lillo dixit) dirán que ya lo dijeron ellos, cuando en realidad no lo dijeron porque no tenían ni puñetera idea de lo que iba a pasar. Saldrán listas negras y volverá a sonar Mourinho, lo de siempre. Este equipo se fabricó para que ganara la Champions del Bernabéu y ha caído en octavos de final, pero todavía puede ganar la Liga. Ríe mientras puedas, Isaac, disfruta del desastre ajeno. Todas las películas tienen un galán, una chica y un tonto del pueblo. Y el tonto, por cierto, suele ser muy tonto.
A continuación