El penúltimo raulista vivo

El Rey de España sí tuvo tiempo, el Marqués de Del Bosque no

Ha llamado mucho la atención la ausencia del seleccionador nacional de fútbol en la capilla ardiente de Afredo di Stéfano, que abrió doce horas el martes y casi seis el miércoles. La de Ángel Villar, que tampoco fue, no ha llamado tanto la atención porque el Real Madrid Club de Fútbol ya sabe lo que puede esperar del hombre que se reunió a escondidas con Rosell para decirle aquello tan famoso de "¿Qué más quieres que te dé, Sandro, si ya te lo he dado todo?", pero la de Vicente del Bosque (toda una vida en el club blanco, primero como jugador y después como entrenador) sí ha llamado la atención. El rey Felipe VI, que además es del Atleti, sí que encontró un hueco en su agenda, pero el primer Marqués de Del Bosque no. Y es que a Vicente, "que le habría gustado ir", le pilló la muerte de don Alfredo "fuera de Madrid".

A saber dónde estaría Villar. Igual le pilló en Turkmenistan negociando con las autoridades de aquel país el próximo partido amistoso de la selección al que por supuesto acudirá Arbeloa. El paradero de Villar es desconocido, no así el de Del Bosque, que se encontraba en Estepona, provincia de Málaga, en su campus deportivo. Me he estado informando: entre Málaga y Madrid hay 520 kilómetros, unas 5 horas en coche; y en el AVE, que sale cada hora, se tarda 2 horas y media si sólo para en Córdoba y tres si lo hace además en las estaciones de Antequera, Puente Genil, Puertollano y Ciudad Real. Saliendo a las 10 de la mañana, Del Bosque habría estado en la capilla ardiente de Alfredo Di Stéfano a las dos de la tarde como mucho y, saliendo de nuevo de Madrid a las cinco, podría haber vuelto a Estepona a las nueve. Horario holgado para comer, hacer popó y pipí y estirar las piernas.

No digo que Del Bosque no haya querido acudir al homenaje de Di Stéfano porque no lo sé, lo que digo es que la excusa que puso para no hacerlo no se la cree ni él. Me parece que si Vicente hubiera querido despedir a Di Stéfano lo habría hecho, del mismo modo que si hubiera querido no convocar a Xavi también lo habría hecho, pero no hizo ninguna de las dos cosas. Y constato un hecho: el tiempo que sí tuvo para rendirle homenaje a Don Alfredo Su Majestad El Rey Felipe VI de Borbón y Grecia, Rey de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalén, de Portugal, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, del Algarve, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas Canarias, de las Indias Orientales y Occidentales, y de las Islas y Tierra Firme del mar Océano, Archiduque de Austria, Duque de Borgoña y de Brabante, de Milán, de Atenas y de Neopatria; Conde de Habsburgo, de Flandes, del Tirol, de Barcelona, del Rosellón y de la Cerdaña; Marqués de Oristano y Gociano y Señor de Vizcaya y de Molina entre otros títulos, no lo tuvo Vicente del Bosque. Claro que el seleccionador estaba en Estepona y al Rey de España le cogía a tiro de piedra como quien dice.

A continuación