El penúltimo raulista vivo

El Real Madrid, campeón de la Eurocopa

Ojalá gane España la Eurocopa. Ojalá. Salvo en el partido contra Eire, que acabó en paliza, ratos de la segunda parte ante Italia y la primera mitad del encuentro ante Francia, me he aburrido bastante con el juego ofrecido por la selección, aunque muchos, por no decir que absolutamente todos, dirán que bendito sea ese aburrimiento que nos ha llevado en volandas a otras semifinales de una Eurocopa. No quiero que se me malinterprete, aunque habrá quien lo haga por puro prejuicio personal: si a mí me dieran a elegir entre un fútbol relampagueante por parte de España y continuar cayendo como antes en cuartos o este juego al ralentí, brasileiro en el sentido menos atractivo y más cansino del término, pero ganador de Eurocopas y Mundiales, yo me quedaría sin dudarlo con la segunda opción, pero más por motivos patrióticos que por criterio futbolístico.

Hoy son afortunadamente otros los que persiguen sombras y se desgastan física y psicológicamente corriendo detrás de la pelota; la UEFA sigue en sus trece de permitir sólo un balón sobre el terreno de juego y ese, salvo contadísimas excepciones, suele estar mucho tiempo en las botas de nuestros jugadores. Algo de eso sucedió el sábado contra Francia, un equipo con buenos jugadores que sin embargo acabaron literalmente cocidos en su propio jugo debido al desgaste (me atrevería a decir que incluso moral) que supone ir pero no llegar por centímetros, correr para no cortar jamás, anticiparse a la nada, regatear al aire. Portugal, que es una selección que ha ido de menos a más pero que, aún así, es inferior a la nuestra, pondrá a prueba un modelo innegociable por ganador que no por atractivo.

Apuesto por una final entre España y Alemania, los dos mejores equipos del torneo según mi criterio, aunque para saber qué selección conquista la Eurocopa de 2012 habrá que tener un poquito más de paciencia, en concreto hasta el domingo que viene. Para lo que no hay que esperar más es para saber qué club ha ganado ya a estas alturas el campeonato, cuestión ésta que no sé si será buena o no para la temporada que viene. El Real Madrid tiene jugadores titulares indiscutibles en tres de las cuatro semifinalistas: Casillas, Arbeloa, Ramos y Xabi Alonso con España; Özil y Khedira con Alemania; Cristiano, Pepe y Coentrao con Portugal. Y el estado de forma que mantienen a finales de junio jugadores como Ramos, uno de los mejores por no decir que el mejor de nuestra selección, Cristiano, Coentrao, Pepe o Khedira, la "revelación" de Alemania, es por cierto otro motivo más para hablar también muy bien del trabajo realizado por Mourinho. Ausente, sí, pero al mismo tiempo presente tal y como puede apreciarse.

A continuación